Deportes

«Un partido así nunca puede ser una amenaza, es una oportunidad»

Llegó el día más esperado por gran parte de los béticos (o el menos esperado, según los casos): toca derbi en Nervión y toca romper un maleficio que dura ya la friolera de doce años y casi dos meses. Ese es al menos el loable objetivo que se ha planteado Paco Chaparro.

el 15 sep 2009 / 22:16 h.

Llegó el día más esperado por gran parte de los béticos (o el menos esperado, según los casos): toca derbi en Nervión y toca romper un maleficio que dura ya la friolera de doce años y casi dos meses. Ese es al menos el loable objetivo que se ha planteado Paco Chaparro, que ayer habló de todo lo vinculado al duelo de rivalidad desde la prudencia, la ambición y el sentimiento verdiblanco, todo en uno. "Es un privilegio disfrutar de un partido como este", acertó a decir el entrenador del Betis mientras se sentaba en la sala de prensa de la ciudad deportiva, donde lanzó un discurso rasgado por un claro espíritu: su equipo no debe sentir miedo. "Un partido así nunca puede ser una amenaza, sino una oportunidad de reivindicarnos, de ganar después de tanto tiempo, de crecer", clamó.

Chaparro, que ya ha empatado dos veces en el Pizjuán como ayudante de Juande Ramos y Luis Del Sol, no quiere que estos pequeños logros sean vistos por sus futbolistas precisamente así, como logros: "Tenemos argumentos y jugadores para ganar, aun sabiendo que hay una distancia en la clasificación y que están en mejor momento que nosotros", admitió. En ese sentido, al trianero se le preguntó si soñaba con la victoria y saltó como si le hubiesen pitado un penalti en contra en el último minuto: "Un sueño no, una victoria más que añadir al historial. Ganar al Sevilla no puede convertirse para el Betis en un sueño, aunque llevemos mucho tiempo sin ganar allí", respondió. Por eso mismo casi renegó del empate: "Vamos con la intención de ganar, quiero salir a ganar y jugar", repitió.

El Betis no sólo lleva "mucho tiempo" sin vencer al Sevilla en su feudo, también acumula dos meses y medio de pena en la Liga, con un solo triunfo y muchas, muchas derrotas. "Estamos procurando que la dinámica cambie, no sólo en el aspecto táctico sino también en el psicológico", reconoció el responsable del conjunto heliopolitano, que ha tenido trabajo extra después del empate, y gracias, obtenido ante el Getafe: "El domingo estábamos deseando que se terminara y no jugamos, y los partidos hay que jugarlos", dijo. Esa reflexión le sirvió para empalmar con el derbi: "Este partido también hay que saberlo jugar. No sólo es mi planteamiento, es el del resto de los equipos que vienen a jugar contra el Sevilla o contra el Betis, tapando algunas cosas y no descuidando otras. Cualquier entrenador sabe dónde está el peligro del Sevilla, aunque el año pasado nos cogieron en la primera jugada por la derecha cuando sabíamos que su peligro venía por ahí", recordó.

Según Chaparro, "es un problema de concentración, de pequeños detalles". "Aunque estés en ataque tienes que pararte para que no te sorprendan en defensa. Tenemos que defender y atacar con autoridad", pidió. Para eso pensaba repasar ayer mismo con sus hombres el choque de la primera vuelta (0-0), en el que el Betis jugó mejor que el Sevilla porque fue fiel a su filosofía: "El pasado domingo, como no jugamos, no ganamos. Desde que hemos perdido nuestro estilo sólo tenemos problemas. Cuando no hemos tenido la posesión del balón, hemos sufrido, pero jugar bien no sólo significa pasarse el balón".

Simulaciones. Una vez repasados estos aspectos más o menos generales, Chaparro aludió a algunos detalles más concretos del Sevilla, del que dijo que "hace cosas buenas y otras no tan buenas", aunque cree que el esfuerzo copero no influirá: "Esto es un derbi y van a salir al máximo. Además, físicamente es un equipo fuerte en todas sus líneas". Sus palabras más interesantes, sin embargo, provinieron de una respuesta sobre Jesús Navas. "Casi siempre anda bien porque como es tan delgado y tan finito... Es difícil pararle; una fórmula es la ayuda defensiva. Fernando Vega lo conoce bien, pero eso no es suficiente porque Jesús ha crecido, igual que Fernando", contestó primero. Y después vino lo llamativo: quizás pensando en el propio Navas, quizás en Capel, quizás en todos un poco, el técnico expresó su inquietud por algo: "Me preocupan un poco las simulaciones, las caídas excesivas y el exceso de tarjetas. Me gustaría que fuese un derbi duro, limpio, sin simulaciones, ni en el Sevilla ni en nosotros. No me gustan los jugadores que se tiran. Yo los veo y digo falta, y después no ha sido. Espero que el árbitro tenga un buen día", recalcó.

Chaparro también confía en que Ricardo Oliveira tenga otro buen día. De momento, la actitud del brasileño le ha sorprendido, de ahí que destacase "su personalidad y compromiso, imprevisto". "Está convencido de que ganaremos". El delantero será titular en su redebut en el Betis. El resto del once, dijo, también está "claro". "Tengo la sensación de que el equipo tiene argumentos. No estamos bien, pero hay gente de primer nivel y eso debe notarse".

  • 1