martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Local

Un pescador de 64 años fallece al quedarse atrapado en las redes

Una trágica muerte sacudió las tranquilas aguas del río Guadalquivir a su paso por Isla Mayor. Un pescador de 64 años ha fallecido tras quedar enganchado en el mecanismo de arrastre de su embarcación.

el 15 sep 2009 / 19:41 h.

TAGS:

J. Cózar / I. Alonso

Una trágica muerte sacudió las tranquilas aguas del río Guadalquivir a su paso por Isla Mayor. Un pescador de 64 años ha fallecido tras quedar enganchado en el mecanismo de arrastre de su embarcación y, al intentar zafarse, éste le trituraba una pierna y la cabeza. Su cadáver fue localizado ayer por los pescadores que faenaban en la zona.

El pescador, que responde al nombre de Manuel T. A., era bien conocido en el pueblo y era un habitual en la pesca de la angula. Según las primeras pesquisas de la Guardia Civil, el hombre estaba pescando en la noche del martes al miércoles en una embarcación fija que tiene en la desembocadura del río Guadalquivir, a la altura de la zona conocida como El Rasero. El hombre acudió a la proa de la embarcación para manipular el mecanismo de recogida de redes cuando, por desgracia, se le quedó enganchada una de las mangas de la prenda que llevaba encima en la polea cuando ésta se encontraba en pleno funcionamiento.

Al comprobar que se había trabado, se intentó zafar por todos los medios, según fuentes del Instituto Armado, hasta el punto de introducir el pie, que quedó triturado por la máquina. Eso le hizo perder seguidamente el equilibrio y caer con la cabeza, que también quedó destrozada.

La familia, que estaba preocupada porque todavía no había regresado, preguntó a los pescadores sobre el paradero de Manuel, a lo que contestaron que, cuando se fueron de la zona de pesca, vieron las luces de su embarcación apagadas. Sin embargo, cuando regresaron, ya de día, al barco se encontraron el cuerpo sin vida de esta persona, que se encontraba enganchado en las redes, pendiendo del barco, pero sin caer en el agua.

Los pescadores llamaron rápidamente a la Policía Local de Isla Mayor, que seguidamente derivó el caso a la Guardia Civil, que fue la que procedió a la identificación y levantamiento del cadáver, que tuvo lugar sobre las 15.30 horas de ayer. Para ello, tuvieron que recurrir al grupo especial de actividades subacuáticas del Instituto Armado, ya que era necesario estar en el agua para levantar el cuerpo.

El cadávez fue trasladado en la tarde de ayer al centro anatómico forense del hospital universitario Virgen Macarena de la capital hispalense, mientras que el siniestro ha sido puesto en conocimiento del Juzgado número dos de Lebrija, que lleva el caso.

Mientras tanto, el suceso ha llenado de consternación a la población de Isla Mayor, que conocía a la perfección a este pescador, que era vecino de la localidad, estaba casado y tenía cinco hijos. De hecho, después de una vida dedicada a la pesca de la angula en las aguas del río Guadalquivir, tenía previsto jubilarse el próximo año, según apuntaron varios vecinos del municipio aljarafeño.

Tradición. Aunque la principal fuente de ingresos de Isla Mayor proviene del cultivo del arroz, la entrada progresiva de las máquinas ha llevado a muchos vecinos de la localidad a volcarse en otro de sus sectores más productivos: la pesca. Son muchos los isleños que se dedican a pescar la angula, el cangrejo rojo o el camarón en el entorno del Bajo Guadalquivir.

La pesca de la angula supone un gran beneficio, ya que es un producto que es muy cotizado en el mercado, hasta el punto de ser calificado de oro blanco, como así lo llaman en la costa cantábrica. Para su pesca, es recomendable ir de noche, que es el momento en el que la angula descansa. La pesca se puede realizar en tierra o desde una embarcación.

  • 1