Local

Un pesquero gallego está retenido en Mauritania desde el miércoles

El Gobierno español, a través de su Embajada en Mauritania, ha pedido la liberación del pesquero Bahía de Portosanto, retenido desde el miércoles en ese país, por faenar, supuestamente, en aguas ilegales.

el 15 sep 2009 / 11:44 h.

TAGS:

El Gobierno español, a través de su Embajada en Mauritania, ha pedido la liberación del pesquero Bahía de Portosanto, retenido desde el miércoles en ese país, por faenar, supuestamente, en aguas ilegales. De hecho, el registro del barco desmiente las acusaciones, por lo que las autoridades no entienden el por qué de este arresto.

El expediente por el que se acusa a los tripulantes del pesquero data del 13 de mayo, día en la que el navío habría faenado en una zona restringida por cuestiones biológicas y medioambientales. Sin embargo, las cajas azules de la embarcación -similares a las cajas negras de los aviones- demostraron que, en realidad, estaba navegando despacio cuando remolcaba a otra nave.

El Gobierno español, convencido de esta versión, encomendó a su embajada en Mauritania que exija la inmediata liberación del pesquero, que lleva a bordo 13 tripulantes, seis de ellos españoles.

No obstante, y según Exteriores, existe un segundo motivo de apresamiento. Al parecer, fue arrestado cuando llegó a puerto porque tienen un expediente administrativo abierto por las autoridades mauritanas y el pago pendiente de una multa de varios miles de dólares.

El Bahía de Portosanto es un buque arrastrero de 33 metros de eslora y 1.200 caballos de potencia construido en acero y dedicado a la pesca de merluza. Su tripulación está compuesta por seis gallegos y siete marineros mauritanos "que ya bajaron a tierra". El buque pertenece a una empresa mixta hispano-mauritana y fue retenido el pasado miércoles tras atracar en un puerto mauritano para descargar la captura de merluza y trasladar la carga a un mercante propiedad de la casa armadora, con base en Poio, en Pontevedra.

Así, y en el marco del acuerdo de pesca entre la UE y Mauritania, el Ejecutivo de Madrid demandó una reunión especial del grupo de trabajo de apresamientos, a fin de que defienda al pesquero.

Su armador, Santiago Iglesias, indicó que "no sabemos los motivos por los que estamos retenidos, ya que cumplimos con todos los requisitos establecidos, aunque nos tememos que se trata de coaccionar para intentar conseguir fondos económicos". Iglesias indicó que la tripulación "está bien, permanecen en el barco, junto con militares armados con metralletas, a la espera de que los dejen zarpar para reanudar las labores de pesca en caladeros mauritanos". Insistió en su "preocupación" por la "lentitud" del proceso de liberación de la tripulación del pesquero y advirtió de que "esta mañana intentaron apresar a otro barco más".

Frente a ello, la consejera de Pesca de la Xunta de Galicia, Carmen Gallego, aclaró en Cambados (Pontevedra) que el navío está "retenido" pero no "secuestrado" -tal y como denunció Iglesias-. En cuanto a la presencia militar en el Bahía de Portosanto, la achacó a la existencia de un Gobierno militar en el país africano.

También garantizó que "todas las autoridades competentes" están negociando para intentar solucionar la situación. En este sentido, aseguró "estar en contacto" con la armadora y que todas las autoridades competentes "están negociando por vía diplomática" para "solucionar todo lo antes posible".

Por lo tanto, la titular de Pesca insistió en mandar "un mensaje de tranquilidad", puesto que se trata de un problema puntual con un barco.

  • 1