Un petrolero de una empresa de Gelves lleva cien días retenido en Guinea Bissau

De Gelves a Guinea Bissau y retenidos. No es el caso del pesquero Alakrana, pero la tripulación del petrolero Virginia G se siente igualmente secuestrada en ese país, donde llevan más de 100 días retenidos. El buque, propiedad de la empresa Gebaspe SL, de Gelves, fue arrestado el pasado 21 de agosto, acusado de "venta reiterada de combustible sin autorización", algo que su armador, José Antonio Gámez Sanfiel, niega.

el 30 nov 2009 / 21:02 h.

José Antonio Gámez Sanfiel, armador del petrolero retenido en Guinea Bissau.

Éste compareció ayer en Gelves para denunciar lo que considera una vulneración de los convenios internacionales, ya que según su versión, el abastecimiento de combustible a los pesqueros se realizó fuera de las 24 millas, donde Guinea Bissau sólo tiene derechos limitados de explotación y conservación de sus recursos naturales. También recalcó que contaban con todos los permisos firmados por las mismas autoridades que ahora los acusan por estos hechos.

Para liberarlos les exigen el pago de 600.000 euros y el reconocimiento del delito supuestamente cometido, a lo que esta empresa se niega. La respuesta fue la confiscación, por parte de los militares, de la carga: más de 400 toneladas de gasoil valoradas en unos 500.000 euros. Y ello, a pesar de que un tribunal de dicho país había suspendido de forma cautelar esta medida. Por ello, se muestra convencido de que "todo se trata del pago de un rescate disfrazado de multa". Un problema que, según explicó, se repite con frecuencia en este territorio. De hecho, junto al Virginia G, se detuvieron dos pesqueros de Huelva que previo pago de 50.000 euros en su caso fueron liberados.

"Con absoluta frecuencia se apresan barcos y no se les abre expediente alguno, y luego salen con nocturnidad y alevosía tras pagar un rescate", manifestó. La actitud de los armadores es pragmática: "Si pierden 10.000 euros diarios, prefieren pagar 50.000 y ser liberados".

Pese a que el embajador de España en el lugar, Ángel Ballesteros, estuvo intercediendo de manera oficiosa, su implicación paró. El Gobierno de España no quiere intervenir más con el pretexto de que el buque tiene bandera de Panamá y sus 12 tripulantes son extranjeros. Sin embargo, en este sentido, el armador insiste en que no pide nada, aunque si espera, que como empresa de España que son, sean defendidos sus intereses dentro del marco adecuado. "Por la vía diplomática se debe hacer entender a esa gente que no se pueden saltar a la torera los convenios internacionales", recalcó, bastante conmocionado por la situación.

Por ello, desde Gebaspe SL esperan que la solución llegue por la vía judicial, mientras tanto, siguen perdiendo dinero, más de un millón de euros por estos 100 días de cautiverio, según sus cálculos. Una situación "delicada" que amenaza la supervivencia de esta empresa de Gelves.

  • 1