Deportes

Un precedente de oro para el Sevilla

Sólo una vez en Europa ha afrontado el Sevilla el partido de vuelta tras empatar en la ida a domicilio: ante el Schalke

el 25 feb 2010 / 20:43 h.

El empate no es un resultado en el que se prodigue mucho el Sevilla en su historia continental. Sin ir más lejos, en la Copa de Europa, ahora la Liga de Campeones, de los 23 partidos que ha disputado sólo ha empatado cuatro: ante el Benfica, en la temporada 1957/58, ante el Real Madrid, en la misma campaña, y en la presente edición del torneo en Stuttgart en la fase de grupos y el pasado miércoles ante el CSKA de Moscú. Pero nunca antes se ha visto el Sevilla en la máxima competición continental en esta favorable tesitura de afrontar el encuentro de vuelta con un empate con goles en la ida. Los referidos empates ante el Benfica y el Real Madrid, de hecho, fueron en los encuentros de vuelta de las eliminatorias de octavos y cuartos de final de la Copa de Europa.

Ampliando el campo de repaso a todas las competiciones continentales sí que encontramos más igualadas en eliminatorias a doble partido, pero curiosamente sólo una que empezara con un empate en el partido de ida fuera de casa. Y a fe que no le fue mal al Sevilla en ese único precedente continental de una igualada a domicilio. Hace cuatro temporadas, en la semifinal de la Copa de la UEFA, el conjunto nervionense viajó a Gelsenkirchen en el partido de ida y logró salir vivo del encuentro ante el Schalke. Se trajo un valioso empate a cero. Luego llegó el histórico partido de vuelta en el Sánchez Pizjuán, aquel jueves de Feria de 2006, y uno de los goles más famosos de la historia del club, el de Puerta, en el minuto 101 del año de vida 101 de la entidad. El gol que valió la primera de muchas finales.

No es mal precedente, sin duda, para el actual Sevilla. Aunque muchas cosas han cambiado, desde el club ya han empezado a realizar los primeros llamamientos para que dentro de tres semanas el estadio nervionense sea una auténtica caldera en un partido que puede servir para igualar la cota histórica del equipo en la Copa de Europa, los cuartos de final, alcanzados en la temporada 1957/58 tras eliminar con solvencia al Aarhus danés.

EMPATES EN CASA. Sí sabe el Sevilla, de cualquier forma, lo que es afrontar el partido de vuelta con un empate en el encuentro de ida, aunque fuera como local. Y la suerte ha sido diversa. Si bien en las ediciones de la Copa de la UEFA 1983/84, 1995/96 y 2004/05, ante el Sporting de Lisboa (1-1 en la ida y 3-2 en la vuelta), el Barcelona (1-1 y 3-1) y el Parma (0-0 y 1-0), respectivamente, el conjunto blanquirrojo acabó apeado, también hay otros referentes más positivos.

De hecho, en la campaña 1990/91, tras un empate a cero en casa ante el PAOK, el Sevilla logró, por penaltis, la clasificación. También en la Copa de la UEFA sirvió el empate en la ida 0-0 ante el Mainz en la campaña 2005/06 (0-2 en la vuelta). Y desde luego tampoco fue mal el 2-2 de la ida ante el Shakthar (2-3 en la vuelta) en la edición 2006/07.

  • 1