Cultura

Un pregón lleno de duende abre la 'Catedral del cante'

El consejero de Cultura, Juventud y Deportes de la Comunidad Autónoma de Murcia, Pedro Alberto Cruz, fue el encargado anoche del pregón y de abrir oficialmente las puertas de la llamada "Catedral del cante" a los cuatros vientos, con un discurso artístico henchido de duende filosófico.

el 15 sep 2009 / 09:37 h.

El consejero de Cultura, Juventud y Deportes de la Comunidad Autónoma de Murcia, Pedro Alberto Cruz, fue el encargado anoche del pregón y de abrir oficialmente las puertas de la llamada "Catedral del cante" a los cuatros vientos, con un discurso artístico henchido de duende filosófico.

La primera interrogante que se planteó el consejero fue la de "¿Cómo nombrar el flamenco?, ¿Qué palabra elegir capaz de contener, sin aprisionarla, una expresión tan honda, tan desbordante como ésta?, sobre la cual, historiadores, poetas, filósofos, antropólogos, sociólogos han hablado tan prolijamente".

Cruz, ante un publico respetuoso y expectante, respondió a las interrogantes argumentando: "Porque el flamenco no es una singularidad, sino una pluralidad de nombres, lejos de concentrarse y acabarse en una palabra o idea el flamenco se dispersa en una multiplicidad de definiciones que lo nombran una y otra vez, sin jamás concluirlo, cerrarlo definitivamente". Cruz concluyó su disertación matizando que "el cuerpo del flamenco es un cuerpo solitario porque, en sí mismo, es un cuerpo multitudinario, su carácter común, es decir, compartido, permite referirse a él como una de las grandes expresiones colectivas y solidarias de la cultural occidental.

Después de la palabra llegó el cante, el toque y el baile, con los ganadores de los máximos trofeos de la pasada edición. Comenzó el cantaor granadino Juan Pinilla, último ganador de la Lámpara minera", y lo hizo cantando la "caña", acompañado de la guitarra de Luis Mariano. Interpretó una serie de cantes mineros: minera y levantica. Para proseguir por cantiñas y rematar su particular fiesta por bulerías. A continuación le tocó el turno a la guitarra del joven sevillano Juan Antonio Silva Campallo, que tocó por tarantas y granaínas. La bailaora granadina Patricia Pérez le puso la guinda a la noche, bailando por cantiñas, con bata de cola, y por siguiriyas.

El cantaor catalán, Miguel Poveda, quien ganó la Lámpara Minera en 1993, y la bailaora sevillana, Rafaela Carrasco, actuarán hoy en la segunda gala flamenca de este Festival Internacional.

  • 1