Cultura

Un premio esperado, aunque nunca se sabe

el 24 nov 2010 / 20:34 h.

De este año no pasaba, decían sus lectores, pero Ana María Matute ha tenido que esperar a los 85 años para hacerse con el máximo galardón de las letras españolas, después de obtener el Nacional de Literatura, el de la Crítica y el Nacional de las Letras, entre otros.

Por más esperado que fuera el reconocimiento, con el Cervantes y los otros grandes premios literarios oficiales, nunca se sabe. Hace escasas semanas fallecía a los 87 años el gaditano Carlos Edmundo de Ory, para muchos el mayor poeta de este tiempo, sin haber recibido un solo trofeo.

Más suerte ha tenido su amigo, el dramaturgo Francisco Nieva, que con 86 cuenta con dos Nacionales de Teatro y un Príncipe de Asturias, pero desde los años 90 permanece en dique seco.

Un año más tiene el poeta cordobés Pabo García Baena, éste sí recompensado con el Príncipe de Asturias y el Reina Sofía de Poesía; la misma edad que el novelista bilbaíno Ramiro Pinilla, que cuenta con el Nacional de Narrativa y el de la Crítica.

La lista la completarían Luciano G. Egido (82 años) o Juan Eduardo Zúñiga (81 años). Pero el caso más llamativo es el de José Luis Sampedro, que a sus 93 años sólo ha obtenido el Menéndez Pelayo. ¿Cuáles de ellos podrán celebrar un próximo Cervantes?

  • 1