Deportes

Un presidente con peso específico en el Betis

La junta de accionistas muestra un 'nuevo' Guillén: él y no Bosch llevó la voz cantante y rebatió a los críticos.

el 11 dic 2012 / 22:23 h.

Miguel Guillén y José Antonio Bosch, antes de la junta.
-->

La última junta general de accionistas del Betis resultó tan tranquila e inofensiva para el consejo de administración, sólo espoleado por el exdirectivo Manuel Castaño y un joven que representó las 212 acciones personales de Manuel Ruiz de Lopera, que no quedará registrada entre las más noticiosas de la historia. Pero hubo un detalle que sí representó una novedad. Que fuese premeditado es difícil de comprobar, pero ahí queda. Por una noche, Miguel Guillén se quedó la mayor parte del protagonismo en la defensa de la gestión del club y la respuesta a los accionistas que participaron en el turno de ruegos y preguntas. Esta vez no fue José Antonio Bosch el que llevó el peso, sino el presidente. Quien, por cierto, no comenzó bien la tarde, ya que la confirmación oficial de la cesión de Jonathan Pereira al Villarreal dejó en muy mal lugar su desmentido de hace unas semanas.

Ya por la noche, mientras la madrugada se echaba encima, Guillén tomó el mando para replicar a Castaño y su denuncia de "amiguismo" y poner en su sitio a Álvaro Domínguez, un chaval que, quién sabe por qué, es ultradefensor de Lopera y utilizó sus acciones para dudar del beticismo del presidente, quien además lo recordaba de unos recientes incidentes en la ciudad deportiva.

Primero le tocó a Castaño. "Ni yo ni nadie de mi consejo vamos a permitir ningún tipo de amiguismo. ¿A cuenta de qué, si los señores que al final tienen que dar la cara somos los que estamos aquí sentados? Amigos ni uno. Posiblemente sea más dañino incorporar a alguien conocido que a alguien desconocido. ¿Enchufismo de qué? Con lo que se está jugando el Betis hoy en día, ni a mi hermano ni a mi padre. Las contrataciones se hacen a través de un proceso de selección profesional con empresas externas. Táchennos de lo que quieran, pero no de amiguismo", comentó el dirigente, que también rebatió las críticas del abogado al trabajo de cantera comparando todos los resultados, equipo a equipo.

La junta se fue más allá de la una de la mañana, pero antes fue el turno para el tal Domínguez, que por cierto ya se había ido. "Aunque recientemente hemos tenido que soportar incidentes desagradables por su comportamiento agresivo y su falta de civismo, le voy a contestar, además a sabiendas de que el otro día usted me increpó de forma violenta en la ciudad deportiva, incluso escupiéndome. Mi número de socio es el 26.323. En mi familia hay muchos más abonos, entre ellos el 3.100 y algo. Y mi familia patrocinó al Betis cuando tuvo dificultades. Pero me parece un dato poco relevante. Prefiero tener a mi lado al socio 40.000 siempre que sea una persona honrada y trabajadora y venga a defender los intereses del Betis. Ya está bien de sacar el beticómetro. Tengo el placer de conocer a béticos con un elevadísimo número de socio que lo han hecho inmensamente mejor que otros que han estado muchos años con un número de carnet muy bajo", sentenció.

-->-->

  • 1