Local

Un presupuesto atípico marcado por la crisis

La presentación de los presupuestos del Ayuntamiento de Sevilla para 2009 constituye un ejemplo más de cómo la crisis está ocasionando situaciones de excepcionalidad. La misma fecha de su aprobación da cuenta de ello. A diferencia de años anteriores, el documento del presente ejercicio se aprobará en la recta final del primer trimestre del año...

el 15 sep 2009 / 23:33 h.

La presentación de los presupuestos del Ayuntamiento de Sevilla para 2009 constituye un ejemplo más de cómo la crisis está ocasionando situaciones de excepcionalidad. La misma fecha de su aprobación da cuenta de ello. A diferencia de años anteriores, el documento del presente ejercicio se aprobará en la recta final del primer trimestre del año. Pero hay más datos que avalan lo atípico de la situación.

El programa de inversiones aumenta un 635% con respecto al año pasado y sube de los 23 millones de 2008 a los 170 de este curso. El Gobierno municipal ha computado los 123 millones recibidos del Gobierno Central dentro del Plan 8.000 y los 17 del Plan Proteja, dependiente de la Junta. Esta aportación extra pretende mitigar la destrucción masiva de puestos de trabajo y, en el marco municipal, sirve para que el Ayuntamiento reactive proyectos estancados por la falta de dinero y para que, de paso, pueda presentar unas cuentas con un nivel bajo de endeudamiento, pues buena parte de las grandes inversiones han llegado con dinero ajeno.

La delegada de Hacienda, Nieves Hernández, remarcó ayer, por otra parte, la "austeridad y la reducción del gasto corriente" de un presupuesto que asciende ya a los 1.312 millones de euros, aunque esta apuesta por la contención no ha impedido que los gastos de personal hayan crecido un 5,4% hasta llegar a los 291 millones. Y hay otro aspecto que también llama la atención en una primera lectura del Presupuesto: el considerable aumento de las transferencias a Tussam y a Lipasam, que se llevan entre las dos un total de 175 millones provenientes de la corporación.

En el caso de la empresa de limpieza, la inyección de 112 millones forma parte del plan de refinanciación de la deuda de la compañía, mientras que en la de autobuses, suponen un incremento de 12 millones necesarios para cuadrar las cuentas después de que se rebajase la subida prevista para este año en el precio de los billetes.

  • 1