Economía

Un Primero de Mayo volcado en el empleo

CCOO-A y UGT-A presentan los actos para el próximo sábado y piden más implicación a los empresarios.

el 27 abr 2010 / 20:44 h.

Fernández y Carbonero, ayer, durante la presentación de los actos del próximo sábado.

La lacra del paro y la polémica de las supervivencia de las pensiones centrarán los actos de los dos sindicatos mayoritarios en la jornada del Primero de Mayo en Andalucía, que se celebra el próximo sábado.

Bajo el lema Por el empleo con derechos y la garantía de nuestras pensiones, UGT-A y CCOO-A celebrarán manifestaciones conjuntas en las ocho capitales andaluzas y en Algeciras (Cádiz). El acto central tendrá lugar este año en Granada, mientras que en la capital hispalense comenzará a las 12.00 de la mañana y partirá de la Puerta de Jerez con finalización en la Plaza de San Francisco.

En 2010 se cumplen 120 años de la celebración de este día en España, una celebración que sigue teniendo "las reivindicaciones esenciales claves del movimiento sindical, que no son más que valores como solidaridad, paz o justicia social", señaló ayer en la presentación de los actos para esta jornada el secretario general de CCOO-A, Francisco Carbonero, al que acompañó el secretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández.

Además, exigió a los empresarios más implicación en momentos de crisis, "que pierdan el miedo y que reinviertan los beneficios en la creación de empleo". Asimismo, Carbonero advirtió a la patronal de que, si no se cumple lo acordado en Madrid en lo que respecta a los convenios colectivos, "habrá conflictividad social".

Las reivindicaciones también se dirigieron a las administraciones públicas. De este modo, Fernández reclamó "que de una vez todas, tanto la central, como la autonómica como las locales, centren su empeño en generar empleo, de forma directa o indirecta, porque todo el dinero debe ir destinado a eso".

En este sentido, Carbonero indicó que es necesario que los gobiernos y los partidos se impliquen en resolver los problemas de los ciudadanos y que hagan un esfuerzo de consenso anteponiendo el interés general al partidista, un mensaje dirigido especialmente "a la derecha para que no amenace con la desestabilización del sistema democrático".

En cualquier caso, los dos representantes sindicales rechazaron la posibilidad de llevar a cabo una huelga general a pesar de la coyuntura actual y el alto índice de paro, ya que dijeron que sólo sería necesaria "si los trabajadores perdieran derechos".

  • 1