Deportes

Un príncipe en la Catedral

Pablo Carreño es el cabeza de cartel de la 52 edición de la Copa Sevilla, el cuarto torneo más importante que se celebra en España.

el 07 sep 2014 / 10:42 h.

pablo carreño federer - EDD_opt Pablo Carreño, el día que se midió a Roger Federer en la primera ronda de Roland Garros 2013. Foto: EDD. Pablo Carreño es uno de los doce jugadores españoles que se encuentran esta semana dentro del top 100 mundial. El gijonés, que acaba de cumplir 23 años, ocupa el puesto 74,  aunque su mejor ranking, que data de julio pasado, fue el 54. En 2009 estaba en el top ten del circuito junior, donde llegó a ubicarse en el puesto número 6. El pupilo de Javier Duarte, más que una promesa, es una realidad del tenis, un  jugador llamado a dar un nuevo salto en los próximos años que lo asiente en el escalón del top 20, como ha ocurrido en esta temporada con Roberto Bautista. Carreño es el cabeza de cartel de la 52 edición de la Copa Sevilla, un torneo de gran tradición que ofrece la posibilidad de ver a jugadores extraordinarios en el escalón previo al estrellato. En esa ruta está el asturiano, que llegará a Sevilla después de alcanzar la tercera ronda del US Open, el último Grand Slam de la temporada, donde cedió ante el francés Jo-Wilfried Tsonga,  número 10 del mundo. Sevilla tiene la dicha de contar con el cuarto torneo en importancia de los que se celebran en España, tras el Masters 1000 de Madrid y los ATP 500 de Barcelona y Valencia, y a la altura del Challenger de El Espinar (Segovia).  De albero se han impregnado las zapatillas todos los grandes del tenis español, a excepción hecha de Juan Carlos Ferrero, ídolo de infancia de Carreño, que tratará de evitar en esta edición el cuarto triunfo consecutivo de Daniel Gimeno Traver, 101 de un ranking mundial que le observaba en el puesto 48 hace solo un año. Carreño tiene nada menos que 8 títulos en torneos Challenger, cuatro de ellos datan de 2013, cuando ganó otros siete pruebas del circuito Futures.  Jugó 110 partidos y ganó 92. Por ello recibió por parte de la ATP el premio de jugador revelación del año. En 2013 también vivió la experiencia de medirse en primera ronda de Roland Garros a Roger Federer. En el ATP 250 de Oeiras alcanzaba las semifinales después de empezar en la fase previa: sólo un top como el suizo Stanislas Wawrinka lo pudo apartar del camino en las semifinales, y además en tres sets. En ese trayecto exitoso en los Futures de 2013 Carreño  se midió muchas veces a los mismos rivales, pero especialmente a uno, el granadino Roberto Carballés, número 212 del mundo y dos años menor que el gijonés.  Hasta en tres finales se encontraron con triunfos repetidos de Carreño, que se ha formado en los últimos años, como el granadino, en el grupo de alto rendimiento de la Federa ción Española de Tenis en el CAR de Sant Cugat, en Barcelona. Carballés es el segundo mejor andaluz en el ranking profesional, por detrás del marbellí Adrián Menéndez, número 159, y que vive un momento brillante en su trayectoria en plena madurez. A seguir también el francés Pierre-Hugues Herbert, 136 del mundo, otro jugador joven (23 años) de gran proyección, y que este año ha jugado el cuadro final de Wimbledon. La organización ha tenido la sensibilidad de conceder tres wild cards a otros tres andaluces, el malagueño Pedro Domínguez, el gaditano Ricardo Ojeda y el sevillano Agustín Boje.

  • 1