Local

Un programa de TV: segunda parte

La segunda parte del programa de TV 59 segundos de que hablamos en nuestro artículo anterior estuvo dedicado a lo que pudiésemos llamar "violencia verbal chistosa de género" contra las ministras y la nueva portavoz del PP.

el 15 sep 2009 / 04:10 h.

La segunda parte del programa de TV 59 segundos de que hablamos en nuestro artículo anterior estuvo dedicado a lo que pudiésemos llamar "violencia verbal chistosa de género" contra las ministras y la nueva portavoz del PP. Se trata de gracietas pretendidamente ingeniosas que varones, normalmente de más de cincuenta años y de clara tendencia derechista extremosa, se envían unos a otros a través del móvil o por internet, e incluso se las cuentan cuando se reúnen con gran complacencia. Lo mismo que, con base en otros motivos, v.gr. el religioso, practica la izquierda sin fondo, la del estereotipo y el cliché Y a nosotros nos parece, en uno u otro caso, que esas gracietas carecen de gracia y que nos gustaría reclamar más talento y menos "ingenio" en los cultivadores de ese género literario. Pero los periodistas del referido programa se centraron en los artículos de prensa y comentarios radiofónicos que se habían movido en la primera dirección o sea en las chistosidades de género. Y ahí ¡un diez para esos periodistas! Todos, unánimemente, repudiaron y condenaron esos artículos de prensa y esas manifestaciones radiofónicas pretendidamente "graciosillas" que trataban de ridiculizar a las titulares de los cargos al principio referidos. Todos consideraron eso de "la del bombo", "la conejito", "las modistillas" o "la que se duda si conoce varón" como algo simplemente vejatorio y atentatotorio a los principios constitucionales de igualdad y no discriminación. Y hay que tener en cuenta que esa condena la hacía algún director de periódico respecto a algún que otro artículo aparecido en su edición de "provincias".

Algunos de nuestros lectores pensarán que estamos exagerando y que lo que denunciaron los periodistas del programa no tiene importancia porque solo se trataba de unas bromas. Seguramente los que piensan así serán los mismos que siguen preguntándose por qué su partido, el PP, ha perdido las últimas elecciones cuando, al parecer, todo le era favorable. Bueno, pues que sigan preguntándoselo y ya verán lo que pasa en las próximas.

  • 1