Deportes

Un proyecto de candidato

el 30 oct 2010 / 23:14 h.

Manzano dibujó un sistema atrevido, con dotes de irresponsabilidad táctica y equilibrio en la medular, pero no adivinó que el rival exhibiría su turgente alma de eterno aspirante a alzar el título de Liga.

El jiennense programó un 4-4-2, apostó por la velocidad en las bandas y ordenó triangular con rapidez e inteligencia. Y, sin que Javi Varas hubiera roto a sudar por la fatiga y el miedo, Lionel Messi acribilló la meta hispalense y certificó el 1-0.

Manzano se resignó a su suerte, la de su Sevilla desvergonzado y ofensivo, y recompuso su pizarra y el aliento de sus discípulos. Messi circuló por la autopista del desorden posicional azulgrana y Xavi orquestó el fútbol de ataque con corbata y gabardina.

Fue en la segunda mitad, y con Konko camino de la indiferencia, cuando el ex del Mallorca debió buscar algunas opciones secundarias. Ordenó marcajes férreos de Alexis y Martín Cáceres sobre David Villa y redujo la movilidad de Messi, pura anarquía e ingenio, con el orden del costamarfileño Didier Zokora, estático por su elevada cuota de responsabilidad defensiva.

  • 1