Local

Un pueblo capaz de exportar empleo

Los datos tozudos de la economía demuestran en Bollullos de la Mitación que Andalucía no está condenada a la losa del desempleo, la fuga de empresas y talento. Un pueblo que rompe tópicos y no es que tenga pleno empleo: es que lo exporta.

el 14 sep 2009 / 20:07 h.

TAGS:

Los datos tozudos de la economía demuestran en Bollullos de la Mitación que Andalucía no está condenada a la losa del desempleo, la fuga de empresas y talento. Un pueblo que rompe tópicos y que le da toda una lección a los que perpetúan los clichés negros de Sevilla porque no es que tenga pleno empleo: es que lo exporta.

Ése es el argumento sobre el que estuvieron todos los participantes en el VII Foro Socioeconómico de El Correo, centrado en Bollullos de la Mitación, su situación actual y las perspectivas de desarrollo. 5.000 personas trabajan en Bollullos, una localidad con 7.000 habitantes censados, incluidos jubilados, niños, pensionistas... Y si en el guión del foco de creación de empleo estaban todos de acuerdo, sobre el protagonista también: el parque empresarial PIBO (Parque Industrial Bollullos), uno de los ejemplos de haber sabido aprovechar la oportunidad de una autovía (la A-49, Sevilla-Portugal) y de no haberse arrugado ante la presencia de otro polígono similar anterior, el PISA de Mairena del Aljarafe.

En la mesa redonda del Foro Socioeconómico de El Correo participaron el presidente de la Asociación de Empresarios del Aljarafe (AEA), Ramón Iglesias, la concejal de Desarrollo Local de Bollullos, Dolores Calero, el coordinador de la Agencia de Desarrollo Local de Bollullos, César Mate, y el presidente de la Entidad Urbana de Conservación del PIBO, Rogelio Colsa.

Iglesias se salió del tópico de alabar la ubicación geoestratégica del PIBO para destascar las ventajas de su tamaño, de 500.000 metros cuadrados, ni pequeño ni inmanejable: "las 350 empresas ya instaladas y las 600 con las que contará pronto se conocen tienen cerca servicios y posibilitan la sinergia".

Por su parte, Colsa recordó que habíasido fundamental el apoyo del Ayuntamiento a la hora de dotar der servicios al PIBO, y Mate, la apuesta de las pymes locales desde el primer momento, abriendo camino para que ahira se instalen allí empresas y sedes corporativas que llegan sin complejos desde la capital y la primera corona del Aljarafe.

De hecho, el presidente de la entidad de conservación del PIBO retomó la palabra para exponer que ahora vela "por la calidad de los servicios y su dimensionamiento". A cortísimo plazo sus planes pasan por ampliar la valla perimetral y las garitas y cámaras de vigilancia.

Bollullos, recordó el coordinador de la Agencia de Desarrollo Local, "está en el límite entre la zona metropolitana y la rural" de Sevilla, y tiene una experiencia antigua en la hostelería con el mosto, lo que lo avala como sector en auge al margen de la innovación industrial del PIBO. Ahí están sus ocho salas de celebraciones, caso único para una sola localidad de su tamaño; o la fama más allá del Aljarafe de restaurantes como el Gadafi.

Y quedan sectores vírgenes que pueden aprovechar tanto el aeródromo de La Juliana como las posibilidades que da el entorno para el turismo activo. Hasta le ha salido un competidor serio a Fibes con el centro de congresos de la localidad.

Todo esto en un pueblo que hace sólo 10 años era tan rural que había quien se mofaba en público del proyecto del PIBO. La concejal de Desarrollo Local, Dolores Calero, insistió en que a rebufo de la lleggada de Merkamueble Bollullos se ha convertido en un foco de atracción para muchas empresas del sector.

  • 1