Local

Un puente del 'Alamillo' en la SE-40

Tendrá un aire como el del Alamillo, más pequeño en altura pero mucho más largo y con tirantes a uno y otro lado. Así será el nuevo puente sobre el Guadalquivir, por el que cruzará la SE-40 para salvar el río entre La Rinconada y La Algaba y por el que podrán circular hasta 9.000 vehículos a la hora.

el 15 sep 2009 / 23:35 h.

TAGS:

Tendrá un aire como el del Alamillo, más pequeño en altura pero mucho más largo y con tirantes a uno y otro lado. Así será el nuevo puente sobre el Guadalquivir, por el que cruzará la SE-40 para salvar el río entre La Rinconada y La Algaba y por el que podrán circular hasta 9.000 vehículos a la hora.

Junto al macrotúnel de ocho carriles cercano a Coria, este puente será el elemento más simbólico de la SE-40. A ello ayudarán sus dimensiones, ya que en longitud total el nuevo puente será el segundo más largo de los que salvan el Guadalquivir por Sevilla, sólo superado por el del Quinto Centenario.

El diseño recuerda mucho al del Alamillo, con un pilono central y tirantes, pero ya en el primer vistazo llama la atención que estos cables van a estar en los dos lados de la estructura y que el gran mástil no estará tan inclinado. En concreto, el puente se inclina 4,08 grados frente a los 58 de su vecino sevillano, que sí le ganará en altura: 142 metros frente a los 106,27 que tendrá el de la futura SE-40.

En lo que están empatados es en los carriles, ya que ambos tienen tres en cada sentido, aunque aquí el de la SE-40 se guarda un as en la manga: cuenta con una zona de reserva para poder poner en servicio un cuarto carril más en cada sentido si, en el futuro, fuera necesario. Los seis carriles permitirán una capacidad máxima de hasta 9.000 vehículos -4.500 en cada sentido-, que se elevarán hasta 12.000 si alguna vez se hacen los dos adicionales.

Continuando el paralelismo con el Alamillo, si éste gana en altura el de la SE-40 se impone en longitud y por bastante, porque hablamos de que es más de un 80% más largo: 704 metros frente a 250, de manera que sólo le van a superar los 2.016 metros del V Centenario. En la luz (el espacio que hay entre los apoyos de cada orilla para salvar el río) también gana el futuro puente (231 metros frente a 200), lo que le convierte en la tercera mejor marca de Sevilla tras los 265 del V Centenario y los 235 de la Pasarela de la Cartuja.

Las cifras se completan con una anchura de 39 metros y otro dato relevante: la inversión para levantarlo superará los 43,1 millones de euros. De lo que no se habla aún es de plazos, porque el tramo todavía ni se ha licitado, a lo que se procederá a lo largo de este año.

Además de la longitud y la gran luz que tiene su tramo central, si algo llama la atención del puente son sus tirantes. Aquí hablamos de un total de 18 parejas de nervios de acero que pasan por el pilono central, cada uno con 30 centímetros de diámetro y capaz de aguantar 240 toneladas.

El viaducto, como el del Alamillo, será una estructura mixta de hormigón con un cajón de acero. Lo que no se sabe todavía es si tendrá nombre propio ("los nombres los pone el Consejo de Ministros", se apunta desde el Ministerio de Fomento), aunque sí se da por hecho que se convertirá en una de las referencias de la SE-40, "un icono de modernidad de la Sevilla del siglo XXI", tal y como lo definió la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, en su última visita a las obras.

  • 1