Cultura

Un puntal de las artes escénicas en España

el 30 oct 2010 / 18:42 h.

Hace 15 años, Marta Carrasco se emancipó de su gran maestro, el coreógrafo Ramón Oller. Desde entonces, Marta Carrasco se ha ido labrando una trayectoria propia y distintiva basada en el maridaje de sus dos pasiones: el teatro y la danza. Además, tiene formación en jazz, en canto, en piano, en danza clásica... "Vamos, que salvo hacer acrobacias, lo he tocado todo", se precia.

En sus montajes, muy poéticos visualmente, la selección de la música tiene un gran peso específico. Y le encantan, como confiesa, los contrastes. Eso de contar con Verdi, Mozart o Schubert -y también con Tom Waits o Pla- para la banda sonora de sus creaciones le chifla, porque tensiona lo que hace, haciendo convivir lo clásico con lo contemporáneo, aboliendo fronteras. Marta sueña -como tantos otros- con el día en que las artes escénicas no tengan que depender tanto de las subvenciones. "Y ese día llegará, porque trabajamos para ello", dice optimista.

Cuando se le pregunta sobre el nivel de la danza en España, resopla primero, y acto seguido suelta un "está bastante bien", aunque sotto voce reconoce que, como sigamos así, a nuestros talentos no les cabrá otra que emigrar para progresar. Ella no nos dejará. Está encantada de vivir y crear en un pueblecito a las afuera de Barcelona.

  • 1