Local

Un punto de seis

el 27 ago 2012 / 14:40 h.

TAGS:

Decepción. No encuentro otro calificativo para definir el estado de ánimo de la afición verdiblanca. Y no porque los béticos no estén acostumbrados a este tipo de partidos, sino por la ilusión generada por el equipo tras la apabullante victoria y el fútbol exhibido en San Mamés en el partido inaugural de la temporada 2012/13 ante el Athletic. Después de aquello, quién podía esperar caer derrotado, y de qué forma, ante el Rayo Vallecano (1-2).

Hay formas y formas de perder. La del Betis fue dolorosa por cuanto de negativo tuvo su fútbol y los conceptos, especialmente defensivos con portero incluido, que ofreció el equipo. Como la ilusión es lo último que se pierde, la llegada del central procedente del Sochaux, Perquis, y la del mediocampista nigeriano Igiebor, junto a la esperada de Santa Cruz y si se hace el milagro de que el dinero de la Volkswagen no llegue a lo esperado por Beñat, puede que esta imagen no vuelva a producirse. Así lo espera la sufrida afición del Betis. Dicen que en fútbol siempre hay un partido de este tipo, por inesperado, a lo largo de la temporada. Si este ante el Rayo lo es, que no vuelva a repetirse.

En Granada mandaron más las circunstancias que el juego. Una jugada de pérdida de balón, mala situación de la pareja de centrales, y el penalti cometido por Diego López. En fútbol la fortuna existe. Palop, que hubo de salir ante la expulsión de su compañero, repelió el penalti lanzado por Siqueira pero desviándolo a un lateral, encontró la pierna de Mikel Rico para introducirla en la red. Parecía todo perdido ante la inferioridad pero apareció Negredo y cabeceando un balón ante Toño igualó el partido. Quedaba la segunda parte y el Sevilla tendría que afrontarla con un jugador menos.

Decía Helenio Herrera que con 10 se juega mejor que con 11. El Sevilla hizo buena la teoría de quien fuera su entrenador de los años 50. En inferioridad fue un equipo más compacto que el del primer tiempo. Juntó las líneas y tuvo capacidad de sacrificio y mentalidad de equipo en la mejor expresión. Y hasta dispuso, primero por mediación de Negredo y más tarde de Trochowski, de dos magníficas ocasiones de gol. En el descuento las tuvo el Granada pero en una no acertó Machis y en la última Floro Flores estrelló su cabezazo en el larguero. Al final, un punto que, vistas las circunstancias, todos dieron por bueno.

  • 1