jueves, 13 diciembre 2018
01:51
, última actualización
Local

Un puzle que sigue sin encajar

Las coartadas de Samuel Benítez y Javier Delgado han salido debilitadas tras los testimonios de esta semana.

el 12 nov 2011 / 19:07 h.

TAGS:

Samuel Benítez está acusado de encubrimiento.
Contra Samuel Benítez, el que fuera amigo desde la infancia de Miguel Carcaño, acusado de ayudarle a hacer desaparecer el cuerpo de Marta del Castillo, no hay ni una sola prueba biológica. Tampoco contra Javier Delgado, el hermano de Miguel, ni su novia María García, cuyo ADN aparece en un tensiómetro, el que supuestamente usaron para comprobar que Marta estaba muerta, pero sin que se pueda demostrar que los restos pertenecen a ese día. Parte de su acusación se basa en las horas en las que no pudieron ser localizados. Esta semana los testigos han desmontado en parte las coartadas a las que Javier y Samuel se aferran para defender su inocencia. La pregunta es: ¿es suficiente para sostener una acusación contra ellos?

 

Tras ser detenido el 14 de febrero de 2009, Samuel confesó su participación a la Policía. Primero situó los hechos en la "madrugada", aunque sin precisar hora. Únicamente aportó el dato de que Miguel lo llamó diciéndole "que tenía algo importante que decirle", pero "que no se lo podía decir por teléfono" y que poco después lo telefoneó una amiga de Marta preguntándole por ella, un hecho que se produjo sobre la medianoche. Él estaba entonces en Montequinto, se marchó hacia Sevilla en autobús y se fue andando hasta León XIII. Tras lanzar el cuerpo en el río se dirigió hacia la búsqueda, a la que se incorporó sobre las 4.30 o las 5 horas. Sin embargo, en esta declaración no implica al Cuco, sino que lo hace en una posterior en la que ya retrasa el horario de los hechos, asegurando que la llamada de Miguel la recibió sobre las 21 horas. En su tercera declaración ya niega cualquier implicación, afirmando que se autoinculpó por presiones policiales.

En el juicio, las personas que estuvieron con él lo dejaron sin coartada en dos tramos horarios. El primero entre las 21 y las 22.30 horas y el segundo a partir de la 1 o 1.30 horas. Y es que, tras estar toda la mañana en un cumpleaños en Montequinto, el grupo de chavales se disolvió y volvieron a quedar para cenar e ir a un pub. La que fuera novia del joven dijo que lo dejó en la hamburguesería donde habían quedado sobre las 21.15 o 21.30 horas -en la Policía dijo que a las 21 horas- porque ella iba a cambiarse de ropa en su casa. Los amigos de la chica, en cambio, coincidieron todos en que la llegada de Samuel al local no fue hasta las 22.30 horas y que no vieron a Estefanía.

Algo no cuadra. ¿Dónde estuvo Samuel esa hora y media?
Según su primera versión policial estuvo en Montequinto, pero según la segunda fue en ese momento cuando se marchó a León XIII tras recibir la llamada de Miguel. Esto cuadraría con que el joven se gastara todo el dinero que llevaba en tickets del autobús y que luego no le quedara ni para la cena, que le pagó una amiga de su exnovia, ni para el autobús de vuelta a Sevilla de madrugada, que lo pagó Estefanía.

La duda que se plantea entonces es si Samuel se fue de Montequinto y luego regresó para poder tener coartada, aprovechando que su novia se había marchado a casa. Y la otra pregunta es si finalmente el cuerpo salió de madrugada de León XIII, si los jóvenes quedaron más tarde para deshacerse de Marta y por eso Samuel vuelve con sus amigos y el Cuco se marcha de botellona. De hecho, el que fuera menor también tiene sin cubrir las mismas horas que Samuel, pues estuvo de botellona con un primer grupo hasta las 21.00 horas y luego con otros chicos entre las 22.30 y las 24 horas.

En cuanto a Javier Delgado, su mujer le da coartada entre las 21.15 horas y las 23.30, franja en la que está con ella y su hija en el piso que ambos tenían en la calle Tharsis. Luego es María la que dice que lo recoge y lo lleva hasta el bar en el que trabajaba para que relevara a su socio a las 24 horas. Éste dijo en el juicio que fue así, pero llama la atención que entre las 1.30 y las 3 horas no se registrara ninguna consumición y que aquella noche no cuadrara la caja del local. "No era la primera vez", dijo otro de los socios, pero aún así no era lo habitual.

En definitiva, un complejo puzzle de horas que se complica aún más si en estos tramos horarios tan ajustados se produjeron dos violaciones, como afirman las acusaciones. Para éstas, el hecho de que la psicóloga de la prisión haya dado veracidad al intento de suicidio de Miguel en prisión tras confesar estos hechos es un punto a favor. Además, el joven escribió una carta dirigida a su abogada en la que insistía en que contó la verdad. Luego volvió a cambiar de declaración, asegurando que todo se lo inventó para eludir un jurado y que no sabe dónde está el cuerpo porque se lo llevaron Samuel y el Cuco.

En cuanto a Miguel, todos los miembros de la familia de Camas han corroborado la posibilidad de que saliera por la ventana de madrugada para deshacerse del cuerpo. Las defensas intentaron dejar en evidencia que es imposible y que todos intentan cubrir a la menor Rocío, que ha cambiado de versión tres veces.

  • 1