Local

Un rastrillo a prueba de crisis

La XXVI edición del mercadillo fue inaugurado por la Duquesa de Alba, la Infanta Pilar y la consejera andaluza de Igualdad, Micaela Navarro

el 09 feb 2011 / 20:25 h.

TAGS:

Los puestos de bisutería son de lo más reclamado del rastrillo.
Un año más, y ya van nada menos 26, la Asociación Nuevo Futuro organiza un rastrillo benéfico en el que vende todo tipo de artículos con la intención de recaudar fondos para financiar sus proyectos. Aquellos que deseen colaborar pueden acercarse hasta el próximo sábado al hotel Meliá Los Lebreros, donde podrán encontrar objetos de lo más variado.

En esta edición el evento ha tenido dos madrinas de excepción. A la inauguración asistieron la duquesa de Alba y la Infanta Pilar, quienes llegaron con retraso y creando gran espectación entre los asistentes. Asimismo, la consejera de Igualdad y Bienestar Social, Micaela Navarro, acudió para apoyar a la organización en el día del pistoletazo de salida.

Hace ya un cuarto de siglo que la asociación Nuevo Futuro organizó el primer rastrillo, y desde entonces la actividad ha ido creciendo cada año. Una casa para mujeres internas que cumplen el tercer grado junto a sus hijos y 8 hogares para niños son algunos de los logros conseguido por Nuevo Futuro, que agradece a los voluntarios, más de 360, la ayuda y tiempo prestado para mejorar en la medida de lo posible las condiciones de vida de muchos desfavorecidos. Pilar Recasens, una de las voluntarias más veteranas en el rastrillo, cuenta que la idea de hacerlo en Sevilla surgió cuando un grupo de "señoras valientes" copiaron la actividad que se venía realizando en Madrid y que, desde entonces, "no ha parado". Además, insiste en que los voluntarios no sólo trabajan estos cuatro días sino que lo hacen durante todo el año.

Muchos de los artículos que se vende son donaciones. El importe de estos productos son en su totalidad para la asociación. Los artículos llevados por empresarios de la ciudad reciben el 20% del total de la venta.

Pilar afirma que la crisis está afectando "muchísimo" pero que, gracias a que cada año aumenta el número de puestos y la generosidad de la gente que acude, se supera cada edición la cantidad recaudada. Pero si hay un lugar clave para la recaudación es La Parrala, uno de los restaurante con los que cuenta el rastrillo y que cada año se lleva la palma como el que más beneficio consigue para Nuevo Futuro. Aquí, cada día, un hostelero ofrece sus platos de forma gratuita y los voluntarios se encargan de servirlos.

En esta ocasión fue el restaurante Manolo Mayo el encargado de dar la comida inaugural, en la que no quedó ni una sola plaza de comensal libre. Según Maribel Zerpa, coordinadora de La Parrala, ésta es como una caseta de feria, donde además de comer y beber se canta, se baila y se escucha buena música. Artistas como la India Martínez y Diego Carrasco se ofrecen de forma altruista a colaborar con Nuevo Futuro.

Al igual que los cantantes, otros artistas, en este caso menos conocidos, ofrecen sus habilidades. Es el caso de Yolanda Arroyo, una joven que dedica su tiempo a crear arte con la bisutería. En su tenderete se puede encontrar desde un abanico hasta un fular con un estampado inspirado en El Árbol de la Vida, de Gustav Klimt. Esta creadora, al contrario que Pilar, es la primera edición en la que participa y está muy ilusionada porque además de "ayudar" se puede "dar a conocer".

Sin embargo, la sensación del rastrillo está siendo el vestido de novia Cayetana, de la colección Alquimia que la diseñadora catalana Yolancris ha creado inspirándose en el estilo de la duquesa de Alba.

  • 1