martes, 11 diciembre 2018
10:22
, última actualización
Local

Un Rastrillo sin la duquesa

El mercadillo benéfico de la asociación Nuevo Futuro abrió sus puertas en el Meliá Los Lebreros

el 04 feb 2015 / 20:54 h.

TAGS:

La ausencia de la que ha sido durante años su presidenta de honor, la desaparecida duquesa de Alba, marcó la inauguración de una nueva edición del Rastrillo de Nuevo Futuro que dio comienzo ayer a mediodía en el hotel Meliá Los Lebreros.  Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. El hall de entrada era, cuando se aproximaba el mediodía, un ir y venir de gente, en su mayoría mujeres, bien abrigadas (la bajada de temperaturas impuso la moda), peinadas, maquilladas y perfumadas. No en balde, además de una importante cita solidaria, es también un punto de encuentro de la alta sociedad sevillana.  Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Antes de acceder al mercadillo estaba María, que se resistía a dar el nombre completo, porque le daba «vergüenza, que llevo solo dos años», y que amablemente explicaba a quien subía, que era necesario adquirir una entrada con la que, por el precio simbólico de tres euros, se accede al Rastrillo durante todo el día. Una vez arriba, se despliegan hasta 60 puestos, seis menos que el año pasado, donde se encuentran desde ropa, bisutería o pieles hasta una pepona, un traje de luces, una escultura o un plato de jamón. Literalmente, para todos los gustos.  Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Era tan importante la asistencia desde primera hora, que se hacía difícil escuchar a los encargados de inaugurar el evento, que se prolongará hasta el próximo sábado. Tanto el director del hotel, como la delegada de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Sevilla, Dolores de Pablo-Blanco y la presidenta de la Asociación Nuevo Futuro, María Pepa de la Serna, tuvieron palabras para la duquesa «que nos ayudaba a organizar esta cita cada año». Casi 400 voluntarios hacen posible el Rastrillo «sacando tiempo para dedicarlo a los demás». En Sevilla, 315 niños han sido atendidos durante estos años en las casas de la asociación gracias a las cuales «han podido volar y ahora tienen sus familias». «Lo malo, es que la crisis también les ha afectado a ellos y parte de la recaudación irá para que esos antiguos niños nuestros puedan pagar también sus facturas», apuntaba la presidenta. Una vez presentado el cartel de esta edición, fue entonces el turno del vicario de Sevilla Este quien bendijo a los presentes y la cita solidaria. Una cita que continuaba su dinámica y llenaba los expositores de curiosas que se quitaban las unas a las otras los abrigos de piel reciclada. «Están a tan buen precio que me voy a dar el capricho», aseguraba Rocío. La dependienta la animaba: «Hay que aprovechar, que el fin de semana será más difícil encontrar talla».  Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. El paseo por el mercadillo, permitía ir encontrando una joyita en cada esquina mientras los presentes se saludaban con profusión con un Carlos Telmo, un Toni Benítez (que tiene a la venta unos singulares marcapáginas de la duquesa) o algún miembro de los Siempre Así y degustaban algún trocito de jamón del bueno de la Unión de Chacinas de Corteconcepción. Entre muebles, óleos, libros antiguos, bolsos hechos a mano, diademas de flores, joyería o chocolatinas venidas desde el mismo Oviedo era posible encontrar todo lo necesario para vestirse de mantilla o para la próxima feria (este año sí) de abril: trajes, mantoncillos, flores, pendientes, peinecillos... Tras uno de los mostradores, Ana y Reyes, que vienen de Vigo y Madrid, comentaban que aunque «febrero es un mes malo», sus pañuelos de seda se venden muy bien. La clave, «tener un stand distinto al resto».  Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. Inauguración de la XXIX edicióndel Rastrillo de Nuevo Futuro. Foto: Pepo Herrera. En una segunda vuelta, cuando ya el hambre iba haciendo acto de presencia, en la tómbola, cuyas papeletas están a un euro, celebraban que habían dado la primera muñeca. Magdalena y Rosa María relatan que los regalos están donados por las empresas que colaboran con ellos, pero «es que estas las vestimos nosotras». A la salida, tras caer en alguna tentación que sirva para contribuir con la causa que lleva desde 1968 ayudando a más de 7.000 niños sin hogar en toda España, siguen las charlas, los encuentros, las dudas, las compras y la solidaridad que se dan cita estos días en la ciudad.

  • 1