martes, 26 marzo 2019
08:56
, última actualización
Deportes

Un ratoncito muy hambriento

Lautaro Acosta, el 'Laucha', ha reclamado, con su actuación ante el Athletic, toda la atención sevillista en la previa del derbi. El argentino, que puede ser el auténtico fichaje invernal para Jiménez, tiene claro que tiene capacidad y condiciones para jugar y triunfar en este equipo.

el 15 sep 2009 / 22:13 h.

Lautaro Acosta, el 'Laucha', ha reclamado, con su actuación ante el Athletic, toda la atención sevillista en la previa del derbi. El argentino, que puede ser el auténtico fichaje invernal para Jiménez, tiene claro que tiene capacidad y condiciones para jugar y triunfar en este equipo.

Laucha significa roedor astuto, y lo cierto es que en sus breves apariciones en el Sevilla, casi vistas y no vistas, como las de los ratones, Acosta ha demostrado que el apodo con el que vino de Argentina le viene como anillo al dedo. Inquieto, rápido, escurridizo, pequeño..., así es este futbolista argentino que ha demostrado tener carácter dentro y fuera del campo. Porque 'el Laucha' ni se conforma con su actuación ante el Athletic ni se arruga ante la gran cita de este sábado ante el Betis. Más bien al contrario. Se reivindica. "Nunca dudé de mis condiciones, siempre estuve seguro de lo que podía hacer, pero las lesiones no me permitían demostrar nada. Necesitaba una oportunidad y demostrar que estaba a la altura de un grande como es el Sevilla y gracias a Dios se dio la victoria", explicó el ex jugador de Lanús, que añadió que estaba "muy contento en lo colectivo porque es importante ir con ventaja a una cancha durísima como San Mamés y en lo personal por aportar un granito de arena".

Pero evidentemente no se conforma con lo hecho hasta ahora, quiere más. "El sábado tengo un partidito importante", bromeó el argentino, que deseó que "ojalá que salga bien". "Estamos trabajando para ello -continuó-, este grupo lo merece, pero más que merecimiento, los derbis hay que ganarlos como sea. Los derbis no se juegan, se ganan". Será por eso por lo que Acosta quiere estar presente en ese partido, si puede ser desde el inicio: "Quiero entrenar a tope, estar al cien por cien cuando el técnico me necesite. Creo que sí puedo aguantar, tengo 20 años y estoy para jugar 90 minutos, así lo siento, después el cuerpo dirá".

su lesión. El campeón olímpico argentino también quiso aclarar las circunstancias que le han impedido aparecer antes esta temporada, su esguince de tobillo que le ha tenido más de tres meses de baja: "Cuando decía que me dolía, me dolía un montón. Hacía falta lo que Sergio Bossi, el kinesiólogo que vino de Argentina, me hizo, el fortalecimiento del tobillo, meterme los dedos en el tobillo para poder romper el lugar donde estaba el hematoma... Fue fundamental".

Por último, aclaró que dedicó el gol ante el Athletic a su familia y a sus compañeros, "que jugando dos partidos por semana se rompían el alma y me apoyaron siempre", resaltó.

  • 1