Deportes

Un rayo llamado Bolt

El jamaicano Usain Bolt estremeció por segunda vez en seis días el estadio Nacional de Pekín con su segundo récord mundial, éste en la final de 200 metros con un tiempo de 19.30 que rebaja en dos centésimas la plusmarca mundial establecida por el estadounidense Michael Johnson en la final de Atlanta'96. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 10:15 h.

El jamaicano Usain Bolt estremeció por segunda vez en seis días el estadio Nacional de Pekín con su segundo récord mundial, este en la final de 200 metros con un tiempo de 19.30 que rebaja en dos centésimas la plusmarca mundial establecida por el estadounidense Michael Johnson en la final de Atlanta'96.

Durante su vuelta de honor, la megafonía del estadio difundió las notas del internacional "Happy birthday to you" en honor del impresionante Usain Bolt, que hoy celebra su vigésimo segundo cumpleaños instalado ya en lo más alto de la velocidad mundial. El velocista de las Antillas Holandesas Churandy Martina, con 19.82, y el estadounidense Wallace Spearmon le custodiaron a la hora de cruzar la línea de meta, si bien, no serán los que le acompañen en el podio tras ser descalificados por irregularidades en su carrera.

"Pronto diré adiós a mi récord", había predicho el inmortal Michael Johnson sólo cuatro horas antes de la final olímpica de 200 metros, pero seguramente no esperaba tener que hacerlo tan pronto.

Ganador, el pasado sábado día 16, de la final de 100 metros con nuevo récord mundial (9.69), Bolt se ha erigido en protagonista absoluto de la competición de atletismo con una partida impecable que en medio de la curva ya le había puesto varios metros por delante del resto. Su recta final, con el motor de sus larguísimas piernas a pleno rendimiento, fue clamorosa, jaleada por más de 91.000 espectadores ávidos de presenciar el segundo récord del caribeño.

Se trata de la cuarta plusmarca mundial de atletismo conseguida en los Juegos. Dos pertenecen a Bolt, las otras a las rusas Yelena Isinbáyeva (5,05 en pértiga) y Gulnara Tomisova (8:58.81 en 3.000 m. obstáculos).

Usain Bolt se ha erigido en abanderado de la rebelión jamaicana contra la hegemonía estadounidense en velocidad. Cuatro días después de proclamarse campeón olímpico de 100 con un nuevo récord mundial (9.69), se ha cobrado en la final de 200 otra víctima norteamericana, precisamente el defensor del título, Shawn Crawford, que no pudo revalidar su corona como le ocurrió a todos sus predecesores.

Nueve años más joven que Crawford, Bolt ha pulido defectos en la primera fase de la carrera, sobre

todo en la salida, y su larga zancada le concede una gran ventaja sobre sus "inmediatos" adversarios.

"Bolt hizo la exhibición más impresionante que he visto en mi vida. Tiene una combinación letal de velocidad y zancada. Es una maravilla verlo en carrera, aunque tengan que hacerlo desde atrás. Pronto diré adiós a mi récord", ironizó Johnson horas antes del nuevo espectáculo del jamaicano.

Subcampeón mundial de 200 con 20 años el año pasado en Osaka por detrás del estadounidense Tyson Gay, Bolt presentaba las tres mejores marcas mundiales del año (19.67, 19.76 y 19.83) y su conversión al hectómetro le ha rendido beneficios en la primera fase de la carrera, que hasta este año tenía más descuidada.

La participación de Bolt en los Juegos de Pekín no se cierra aquí. El sábado buscará su tercera medalla de oro formando parte del cuarteto de relevos 4x100.

Las otras dos finales de la jornada quedaron completamente eclipsadas por el relámpago Bolt.

Velocidad caribeña . Jamaica alargó su paso triunfal con una segunda medalla de oro, la de Melaine Walker en 400 metros vallas con nuevo récord olímpico (52.64). Estados Unidos, como en las siete finales anteriores de esta prueba todavía reciente en el programa olímpico femenino, volvió a quedarse sin la medalla de oro. Sheena Tosta llegó segunda en 53.70 y el podio lo completó la británica Tasha Danvers (53.84).

La bielorrusa Aksana Miankova consiguió el título de martillo con nuevo récord olímpico (76,34), dejando a la cubana Yipsi Moreno como subcampeona, igual que hace cuatro años en Atenas y como en los dos últimos Mundiales.

Moreno, campeona del mundo en 2001 y 2003, tuvo la victoria en su mano cuando en su quinto intento lanzó 74,70 y se puso primera, pero Miankova, la mejor del año, reaccionó con el récord olímpico. El podio lo completó la china Wenxiu Zhang, bronce en Osaka y campeona asiática, con 74,32.

  • 1