Deportes

Un renacido Algeciras ajusticia a un Betis B aletargado e impreciso

Era el rival propicio y el momento ideal para aliviar la crisis de resultados y certificar el rol de serio aspirante al play-off de ascenso.

el 15 sep 2009 / 02:51 h.

Era el rival propicio y el momento ideal para aliviar la crisis de resultados y certificar el rol de serio aspirante al play-off de ascenso. Sin embargo, el Betis B, con un inusual 4-4-1-1 sobre el césped, cedió ante el Algeciras, un bloque en suspensión de pagos.

Los heliopolitanos, sin intensidad ni ritmo, sólo ofrecieron síntomas de reacción en el segundo período, cuando los blanquirrojos, rotos físicamente, se agazaparon en defensa y renunciaron al ataque.

En los primeros instantes, los pupilos de José Luis Mena deambularon sobre el césped. Con Rodri sobre el tablero se vaticinaba un encuentro eléctrico. Con ritmo y criterio. Pura fantasía. El Algeciras, con una telaraña defensiva inalterable, agrupó piezas para escoltar a Félix y apostó por crear peligro a la contra.

Pedro, el más activo de los campogibraltareños, acarició el 0-1 con un disparo cruzado que sorprendió a René. Dominaban territorialmente los discípulos de José Luis Montes cuando Suárez Betancor decretó penalti en un derribo dentro del área sobre Pedro. Alfaro, certero, batió al arquero hispalense. El gol desquició a los locales, rotos y sin un cerebro constructor en la línea de medios.

La réplica al 0-1 la firmó Parra, que envió un medido cabezazo a la cepa del poste, donde Félix, soberbio, mandó a córner. Sin ritmo y mostrando una alarmante apatía en su línea de ataque, el Betis B apenas generó peligro. Rodri acusó en exceso su período de inactividad y Diego Segura, sin ideas, se perdió ante la seguridad de Maiquez.

Sin embargo, los locales accedieron al césped tras el descanso con ambición. La sustitución de Pecci por Cañas, que regresó tras una grave lesión, originó un nuevo panorama. El cuadro verdiblanco agazapó a un Algeciras sin gasolina ni recursos en los últimos metros.

Israel, ante un error defensivo algecirista, gozó de una clarísima ocasión que neutralizó Félix. Posteriormente, y mientras Cañas distribuía el juego con inteligencia, Diego Segura no supo definir dentro del área. El choque había inaugurado una fase de continuo asedio al área blanquirroja, en la que Carreño y Carlos Valverde perdonaron in extremis.

Y con el filial bético lanzado al ataque, el once de José Luis Montes firmó el definitivo 0-2, obra de Pedro tras transformar un inexistente penalti. La forma más triste de resucitar a un rival.

  • 1