jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Local

Un respiro en la crisis periodística

El Colegio Oficial de Periodistas será aprobado hoy por el Parlamento en el último pleno extraordinario de la legislatura

el 24 ene 2012 / 20:44 h.

TAGS:

3.000 jóvenes están matriculados este año en la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla y tendrán un título que les dará cabida en el mundo de la información. Descolocado aún por la revolución tecnológica y con una grave crisis azotando con fuerza al sector, el periodismo se vuelve más vocacional que nunca y lucha por sobrevivir con dignidad. Precisamente para regular los derechos de unos trabajadores históricamente desamparados, nace el Colegio de Periodistas de Andalucía, un estímulo que ha caído como agua de mayo para la profesión.

El intrusismo, la ética y deontología a menudo inoperantes, los despidos en paralelo a la continua incorporación de periodistas aspirantes... están mermando la calidad de un ejercicio que constituye en sí mismo un derecho fundamental. Frente a todo ello, las asociaciones de periodistas acogen con entusiasmo una institución que aúne frente a administraciones, Justicia y medios de comunicación las reivindicaciones del colectivo.
"Sobre todo los periodistas jóvenes están muy ilusionados con el proyecto porque puede ser la plataforma de lucha contra la crisis económica y ética que sufrimos", reconoce el vicepresidente de la Federación Andaluza de Asociaciones de la Prensa (FAAP), Rafael Rodríguez, quien cree que será la representación oficial que llega tras una década de negociaciones.

El Colegio de Periodistas de Andalucía surge como un proyecto de ley al que dieron lectura única la junta de portavoces del Parlamento el pasado mes de diciembre y que espera ser corroborado hoy en el último pleno de la legislatura.

Nace como ente regulador de los profesionales de la comunicación. A él se podrán adherir todos aquellos licenciados (ahora también Grado) en Periodismo, Comunicación Audiovisual y Publicidad, así como aquellos otros que realicen algún postgrado relacionado con la materia. Asimismo, gracias a la reciente modificación de la ley de colegios oficiales de Andalucía, la colegiación no será obligatoria.

La nueva institución tendrá un plazo de seis meses tras su constitución para elaborar los estatutos, y después se convocará la asamblea constituyente. Entre las primeras medidas estará la realización de un censo de los trabajadores de toda la comunidad. Para Rodríguez, la corporación puede coordinarse con las asociaciones ya existentes, "o puede ocurrir como en Cataluña, que desaparecieron".

Andalucía sigue así los pasos del colegio de Cataluña, que lleva 26 años en funcionamiento, el de Galicia, en activo desde el año 2000, y el de Murcia, cuya creación es de 2009.
Las asociaciones esperan sacarle el máximo fruto a la nueva corporación en un momento de debilidad para el periodismo, profesión que, según el vicepresidente de la FAAP, "tiene en porcentaje más paro que cualquier otra, incluso más que la construcción". En concreto, en Andalucía, según el Libro Negro del Periodismo en España, el sector ha sufrido desde el inicio de la crisis 400 despidos, si bien en los últimos meses la cifra ha aumentado considerablemente.

La precariedad y la dificultad de abrirse hueco en el mundo de la comunicación para tantos estudiantes se está traduciendo en una elevada sobrecualificación que pone a España por encima de cualquier país europeo. Su consecuencia es de sobra conocida: la emigración.

Entre los que intentan sobrevivir en el país está el joven Nacho Chaparro. Estudió Periodismo en Sevilla y actualmente trabaja de camarero en Madrid. No es nada novedoso; sí lo es que intente denunciar su situación con un vídeo que ha recorrido las redes sociales en las últimas semanas. Se llama El periodista&El camarero y con una cuidada edición y narración muestra un día en la vida de Nacho. Él, según apuntó a este periódico, es partidario de una transformación profunda en las formas del periodismo, pero consciente del arduo transmite un hálito de esperanza al asegurar que "cualquier esfuerzo mío irá encaminado a trabajar en los medios de comunicación".

  • 1