martes, 11 diciembre 2018
20:40
, última actualización
Deportes

Un respiro en mitad de la cuesta

Tras dos meses de plena vorágine entre ACBy Eurocup, el CBSevilla dispone de una semana completa para preparar el siguiente duelo en Liga y el duro calendario que se le avecina próximamente.

el 26 dic 2014 / 11:47 h.

baloncesto Sevilla El desgaste que conlleva compaginar dos competiciones durante la misma campaña se agrava más si cabe cuando los resultados no acaban de ser del todo positivos. Una obviedad tan pura como la juventud de la plantilla. La derrota frente al MoraBanc Andorra volvió a destapar la caja de Pandora. Hasta entonces, los buenos resultados y las sensaciones cosechadas en el primer tramo del mes de diciembre hacían presagiar que los hombres de Scott Roth estaban ante el despegue definitivo, la consolidación. Un impulso que no sólo se frenó, sino que el batacazo fue más allá de una derrota más. Para encajar y empezar a convertir en reacción este serio aviso, el Baloncesto Sevilla ha gozado de la primera semana limpia después de dos meses a pleno ritmo y sin descanso. Desde el pasado 15 de octubre, fecha en la que dio comienzo la Eurocup, el conjunto hispalense ha compaginado la Liga Endesa y la competición europea semana tras semana, con todos los perjuicios que supone. El principal, los viajes. En todo este periplo, el CB Sevilla ha llegado a conectar combinaciones como Valencia y Oldenburgo, Charleroi y Santiago de Compostela o, la más rocambolesca y dura, enlazó Murcia con Roma, Bilbao y Nancy, sucesivamente, en apenas dos semanas. Sin tiempo para preparar debidamente los duelos. Un auténtico palizón generado, en ese caso, por coincidir en el calendario dos desplazamientos seguidos  en ACB (Murcia y Bilbao) y Eurocup (Roma y Nancy). Curiosamente, o no, esa porción del inicio de temporada fue la más dolorosa de asimilar. En ella, el Baloncesto Sevilla cayó duramente derrotado en los compromisos domésticos (98-68 en Murcia y 89-61 en Miribilla), como también –aunque de manera más liviana– en Europa (84-82 ante la Virtus y 68-59 en Francia). De la misma forma que tocó fondo en Liga, en Eurocup compitió demostrando vitalidad. Los buenos resultados hasta el tropiezo no ocultaban el deterioro pese a la sangre joven, más frente a la corta rotación. Ahora, después de dos meses, los sevillanos han podido disfrutar –al fin– de una semana para pensar en un sólo partido. Sin embargo, este no es más que mero respiro para el repecho que se viene. Tras jugar en Vitoria, recibirá al Manresa dos días después en un encuentro crucial para las aspiraciones de desahogo. Nada más arrancar el 2015 afrontará la cuesta de enero al viajar a Gran Canaria y acoger en San Pablo al Oostende para abrir el Last 32 y así seguir con la dichosa rutina.

  • 1