Economía

Un respiro para las familias

Por fin. Un respiro para los hogares. El presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dijo ayer que la entidad no "tiene una predisposición" sobre los tipos de interés, lo que significa que no prevé modificarlos próximamente. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 09:29 h.

Por fin. Un respiro para los hogares. El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet, dijo ayer que la entidad no "tiene una predisposición" sobre los tipos de interés, lo que significa que no prevé modificarlos próximamente.

Después de que el máximo órgano ejecutivo del banco europeo dejara inalterada la tasa de interés rectora en el 4,25%, Trichet hizo hincapié en que su principal objetivo es mantener la estabilidad de precios en los países que comparten el euro y que hará, pues, lo que sea necesario para lograrlo.

El Banco de Inglaterra mantuvo también ayer el precio del dinero el Reino Unido en el 5%, mientras y la Reserva Federal de EEUU (la Fed) hizo lo propio en el 2% el pasado martes.

Los bancos centrales de todo el mundo se enfrentan actualmente a una difícil situación, un aumento de la inflación con una ralentización económica importante y han de conseguir el equilibrio entre estas dos tendencias con sus políticas monetarias.

Pese a que el precio del petróleo ha caído en las últimas semanas, Trichet reiteró que aún existen riesgos al alza para la estabilidad de precios. A su vez, el máximo responsable del BCE se mostró impresionado por el reciente colapso en algunos de los indicadores económicos mensuales de la Zona del Euro, según indicó el economista jefe del banco Commerzbank, Jörg Krämer.

Trichet no respondió con un no a la pregunta de si el BCE prevé que la economía de la Eurozona entre en recesión. Destacó también que "se han materializado los riesgos a la baja para el crecimiento económico del Erosistema, que será en el segundo y tercer trimestre del año particularmente débil".

El índice de gestores de compras del sector manufacturero de la Eurozona cayó en julio hasta el 47,4%, el nivel más bajo desde junio de 2003 y frente al 49,2% de junio, según los datos del Royal Bank of Scontland y Markit.

Si este indicador se coloca por debajo de los 50 puntos, indica una contracción de la actividad de este sector industrial. El BCE dejará el precio del dinero en el 4,25% hasta bien entrado el 2009, según opinó Krämer.

Jean-Claude Trichet comentó que "observa la fijación de precios y las negociaciones salariales en la Zona del Euro con particular atención". El BCE estima que "el cambio en los precios y la transferencia de los ingresos de los países importadores de materias primas a los exportadores requiere un cambio en el comportamiento de los hogares y las compañías".

Esto significa que, según la institución, los hogares y las empresas deben aceptar la subida de los precios de la energía, los carburantes y los alimentos como consecuencia del encarecimiento del crudo y otras materias primas.

Las declaraciones de Trichet, que mostraron la disposición del BCE a dejar inalterados los tipos en los próximos meses, arrastraron al euro a la baja, hasta cotizar en los 1,5355 dólares.

El BCE aumentó a comienzos de julio por última vez los intereses en 25 puntos básicos, hasta el 4,25%, para frenar la inflación (en el 4,1% ahora en la Eurozona).

  • 1