Local

Un robo en el cuartel cuestiona la seguridad en Los Montecillos

Dos detenidos al entrar en el recinto y llevarse el motor de una moto.

el 22 mar 2010 / 21:21 h.

TAGS:

Tensión. Entrada al aparcamiento que hay en el cuartel de la Guardia Civil de Los Montecillos.

Un robo, cometido en el interior del cuartel de Los Montecillos, ha reabierto el debate sobre la seguridad en el recinto. La Guardia Civil, propietaria de las instalaciones, detuvo el pasado fin de semana a dos vecinos del barrio de Los Montecillos acusados de entrar en el cuartel que está en dicha urbanización y robar un motor de una moto particular.

Los hechos se produjeron en la madrugada del jueves al viernes, cuando dos sospechosos, de unos 40 años y con antecedentes policiales, entraron en el cuartel haciendo un agujero en la valla de protección con unas tenazas. Allí sustrajeron un motor de una moto particular para más tarde poder venderlo. Este caso es excepcional, ya que nunca antes habían accedido al interior del cuartel para cometer un delito. Para ello, los dos individuos burlaron las cámaras y la vigilancia.

Tras la pertinente denuncia se comprobó que los sospechosos eran delincuentes habituales del barrio. Es más, el motor se localizó en una de las calles de la barriada del Cerro Blanco, colindante a la de los Montecillos. Los presuntos ladrones fueron detenidos por agentes de la Benemérita entre el viernes por la tarde y el sábado por la mañana y ya han sido puestos a disposición del juzgado de instrucción número tres de Dos Hermanas.

No es la primera vez que hay incidencias en este cuartel. Desde sectores de la Guardia Civil ya denunciaron que el recinto sufre carencias de seguridad para las 60 familias que viven allí. Entre los casos más flagrantes que han vivido los agentes destacan los ocurridos en el año 2007, cuando un vecino se dedicó a disparar con una escopeta de perdigones a todo aquel que salía del cuartel durante varios días hasta que se le pudo localizar y detener. La pasada primavera un agente acudía a su domicilio a las 6.00 horas tras finalizar su jornada laboral, cuando cuatro hombres le propinaron una paliza y así "bastantes más casos sólo en ese edificio", según comentaron en su día algunos miembros de la Guardia Civil. En abril de 2009 varios vecinos perpetraron una agresión similar contra los agentes cuando se disponían a detener a una vecina de la barriada por un caso de narcotráfico.

Además, estas mismas fuentes aseguran que el cuartel, que se encarga, entre otras funciones, del Tráfico y el Seprona de esta zona y del Bajo Guadalquivir, es víctima de una media de cuatro ataques al año perpetrados por varios residentes. Y, para poder actuar, tienen que coordinar un operativo con más de 20 agentes, porque si no "sufren altercados".

El caso más grave ocurrió el 10 de octubre, cuando un grupo de vecinos lanzó piedras contra la residencia hasta que salieron varios agentes para mediar. El balance fue de dos agentes heridos.

  • 1