Local

Un robot submarino alcanza la mitad del camino entre EEUU y España

El "Caballero Escarlata", un pequeño robot submarino llamado a ser el primero en cruzar el Atlántico, está ya a mitad de camino, tras haber recorrido más de 3.000 kilómetros desde la costa de Estados Unidos, aunque aún le falta el tramo más peligroso hasta llegar a las costas de Vigo (España).

el 15 sep 2009 / 08:39 h.

TAGS:

El "Caballero Escarlata", un pequeño robot submarino llamado a ser el primero en cruzar el Atlántico, está ya a mitad de camino, tras haber recorrido más de 3.000 kilómetros desde la costa de Estados Unidos, aunque aún le falta el tramo más peligroso hasta llegar a las costas de Vigo (España) en noviembre próximo.

"Este será el viaje más largo y peligroso jamás realizado por un planeador sumergible", aseguró a Efe Josh Kohut, uno de los profesores de la Universidad de Rutgers, en Nueva Jersey, impulsor de este viaje que comenzó el pasado 21 de mayo.

En colaboración con organismos españoles como Puertos del Estado, la Universidad de Las Palmas y la Marina Mercante, estudiantes de Rutgers han emprendido la aventura de tripular remotamente por el Atlántico este submarino amarillo, que se desplaza como un planeador por las corrientes marinas, con la única energía de sus baterías, y que busca recopilar información sobre el océano.

Con un coste de 20.000 dólares donados por la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, "las baterías podrían durar todo el trayecto, aunque si no es así, pararemos en las Azores para recargarlas y continuar hasta Vigo", explico a Efe el profesor de la Universidad de Rutgers Oscar Schofield, también responsables del proyecto.

Aunque el planeador se encuentra ya en el ecuador de su gesta, para lo que ha necesitado dos meses, el tramo más complicado comienza ahora, cuando abandona la cómoda Corriente del Golfo y se adentra en un territorio imprevisible.

"Las autoridades españolas nos facilitan datos sobre las corrientes cercanas a la costa, pero esta etapa es realmente complicada: Es como dejar una autopista, para entrar en una zona de carreteras secundarias sin señalizar", apuntó Kohut.

  • 1