jueves, 21 febrero 2019
10:31
, última actualización
Local

Un rosario al volante

Asenjo insta al rezo para evitar los accidentes de tráfico.

el 09 jul 2010 / 10:54 h.

TAGS:

Las vacaciones del verano ya han llegado y, con ellas, los desplazamientos por carretera hasta el lugar de descanso elegido. Sin embargo, los accidentes de tráfico impiden que muchos puedan llegar hasta su destino. Ayer, el arzobispo de Sevilla, Monseñor Juan José Asenjo, pidió prudencia a los conductores y recomendó el rezo del santo rosario durante el trayecto "como hacen muchas familias cristianas para sentir la presencia de la Virgen y encomendarse a su protección".

En su carta pastoral de la semana y con motivo de la celebración de la Jornada de Responsabilidad en el Tráfico que la Iglesia realiza en el primer domingo de julio, Asenjo expone que es necesaria una reflexión sobre los accidentes de tráfico, que viene a denominar "la plaga de nuestro tiempo". El arzobispo de Sevilla lamenta en su carta que, a pesar de las campañas de las autoridades, del endurecimiento de las sanciones y de la introducción del carné por puntos, "las cifras de accidentes, víctimas mortales y heridos siguen siendo muy altas".

Por ello, Asenjo invita a todos a "reflexionar" sobre este grave problema antes de ponerse al volante y a que repasen "las actitudes que debe tener un buen conductor". La buena educación, la corrección y la prudencia son algunas de las cualidades que el arzobispo enumera, aunque también recomienda a los usuarios que apoyen y ayuden a las familias de víctimas de accidentes, que socorran a quien necesite ayuda o convenzan a los jóvenes de que no cojan el volante si no están en condiciones.

Asenjo hace alusión también a las palabras del Papa Pablo VI en las que señalaba que "demasiada es la sangre que se derrama cada día en una lucha absurda contra la velocidad y el tiempo; es doloroso pensar cómo, en todo el mundo, innumerables vidas humanas siguen sacrificándose cada día a ese destino inadmisible". Además, recuerda que en el siglo XX 35 millones de personas han perdido la vida en la carretera y 1.500 millones han resultado heridos. "Sólo en el año 2007 las víctimas mortales fueron 1.200.000, con unos 50 millones de heridos en las carreteras de todo el mundo", recuerda.

Unas cifras "escalofriantes" y que "se podrían evitar", ya que en la carretera afloran "con demasiada frecuencia los instintos y comportamientos más primitivos como la prepotencia, la soberbia, la mala educación, el abuso del alcohol, el afán de ostentación de las propias habilidades o del vehículo y el frenesí de la velocidad".


  • 1