jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Deportes

Un Sevilla con números de hace más de diez años

El equipo suma 33 puntos en 26 jornadas y se aleja peligrosamente de la Liga de Campeones.

el 11 mar 2012 / 21:57 h.

Palop, cariacontecido en Gijón.

La derrota frente al Sporting ha sentado como un jarro de agua fría en el Sevilla. Tras ganar a Osasuna y Valencia, el panorama cambió por completo: la clasificación para la Liga de Campeones se veía más cerca que nunca. Incluso, se escucharon algunas voces, concretamente la de todo un peso pesado como Andrés Palop, diciendo que este nuevo Sevilla de Míchel tenía cosas del mejor Sevilla que se recuerda: el de Juande Ramos. La realidad, sin embargo, vuelve a demostrar que cualquier comparación es, cuando menos, una osadía.

Palop aludió al juego por bandas, a la rapidez, a la capacidad de llegada, a la salida desde atrás... En definitiva: a una serie de virtudes que el equipo recuperó, según el valenciano, con Míchel. Sin embargo, tanto en la primera parte del partido frente al Atlético de Madrid como en la de El Molinón, el Sevilla demostró que esas virtudes sólo se ven de forma puntual. La reacción tras el descanso en ambos encuentros sólo le permitió sumar un punto ante los colchoneros y ninguno frente al Sporting, lo que ha complicado seriamente las opciones de ir a la Liga de Campeones.

Tras los resultados de esta jornada, el tercer puesto queda a 11 puntos a falta de 12 jornadas. El cuarto está a 7, y con varios rivales por delante que han recrudecido la pelea por la única plaza que, hoy por hoy, es asequible.

Los números hablan por sí solos. El mejor Sevilla de Juande, el de la temporada 2006/07, sumaba la friolera de 17 puntos más a estas alturas (50, por los 33 actuales). Idéntica cifra presentaba el de Manolo Jiménez en la 2008/09, cuando los nervionenses acabaron terceros.

Los 33 puntos actuales representan la peor marca de las once últimas temporadas. Es decir: desde el regreso a Primera. Para hacerse una idea: el equipo que cogió Jiménez en la 2007/08 tras la marcha de Juande o el que dirigió Gregorio Manzano sumaban más puntos: 39 y 38, respectivamente. Incluso, cuando el Sevilla luchaba por mantener la categoría tras ascender (2001/02) tenía más (35) que ahora.

LAS COMPARACIONES. Como si de una maldición de tratase, cada vez que alguien compara al Sevilla, al actual o cualquiera de los que se han visto desde la marcha de Juande, con aquél que encandiló a todo el mundo gracias a su fútbol y sus títulos, el castillo se desmorona. Y no es que sea cuestión de gafes o maldiciones. Simplemente se trata de algo incuestionable: por desgracia para la entidad nervionense, cualquier comparación, por pequeña o parcial que sea, está fuera de lugar. Palop no es tonto y sabe que entre aquel Sevilla y el actual dista un mundo, pero su ilusión por recuperar al menos algunas de las virtudes de entonces cae en saco roto a tenor de lo que se le sigue viendo al equipo.

PROBLEMAS PARA JUANDE. Hablando del pedroteño: su situación en el Dnipro, cuarto en la Liga ucraniana, a 23 puntos del líder Dinamo de Kiev, a 20 del Shakhtar y al 16 del Metalist, se complica por momentos. Este sábado protagonizó una tensa rueda de prensa tras empatar en casa con el Vorskla y cuentan que los dirigentes del club intentan forzar su dimisión.

"Yo también tengo un límite, yo también lo tengo", llegó a decir el extécnico nervionense en esa rueda de prensa, en pleno pique los con periodistas ucranianos. Está visto que no corren buenos tiempos ni para el mismísimo Juande Ramos.

  • 1