martes, 11 diciembre 2018
00:07
, última actualización
Deportes

Un Sevilla negado ante el gol deja escapar el cuarto puesto

El equipo de Marcelino cae por primera vez lejos de casa tras firmar uno de sus mejores encuentros.

el 10 dic 2011 / 18:57 h.

Koné intenta controlar el balón ante Fazio.

El Sevilla dejó escapar una excelente ocasión para situarse en puestos de Liga de Campeones. Su gran partido frente al Levante, la auténtica revelación del campeonato, no le sirvió ni para puntuar. Un gol de Nano en la segunda parte, fruto de un clamoroso error defensivo, bastó a los locales para tumbar al equipo de Marcelino, absolutamente negado ante el marco rival.

Los nervionenses firmaron uno de sus mejores partidos de la temporada, sin dar apenas opción al sorprendente -por méritos propios- conjunto de Juan Ignacio Martínez y creando hasta diez ocasiones de gol, algunas de ellas increíblemente claras. Pero la pelota no entró. El Levante, en cambio, sí logró acertar en una de sus escasas llegadas, supo jugar luego sus bazas y al final dejó al Sevilla con cara de tonto.

Viendo el desarrollo del encuentro nadie habría apostado por otra cosa que no fuese un triunfo nervionense. La mejoría del Sevilla es un hecho. Los resultados han cambiado porque el equipo ha cambiado, pese a que esta vez la suerte no acompañó. Jugando así -el gol local fue una desgracia, de chiste como así lo calificó el propio Marcelino- las victorias deben seguir acompañando. Ahora, llega la Copa y luego, una auténtica prueba de fuego llamada Real Madrid.

CON SELLO PROPIO. Desde el inicio del partido se comprobó que los triunfos ante Zaragoza y Getafe han dado aplomo, seguridad y confianza al equipo. Marcelino volvió a apostar por el 4-1-4-1, esta vez sin el lesionado Perotti pero con Manu en la izquierda. Rakitic, que había viajado renqueante por unos problemas en su pie operado, superó la prueba y salió de inicio para demostrar que está creciendo. Poco a poco, el internacional croata recupera su peso específico y se asemeja al que brilló la pasada campaña. Sus compañeros le buscan, él se ofrece... Es otro, muy distinto de hace unas semanas. De sus botas nacieron algunas de las jugadas con que el Sevilla presentó sus credenciales sobre el maltrecho césped del Ciutat de Valencia. Lo único que le falta es buscar el gol con más ahínco. Además, la gran campaña de Gary Medel, otro de los destacados, le favorece, le libera de trabajo defensivo.

Sevilla y Levante salieron muy respetuosos. Las pérdidas rápidas de balón hicieron que los nervionenses dudaran al inicio, pero lo cierto es que tardaron muy poco en hacerse con el control del encuentro. Coke, cabeceando mal en buena posición; Jesús Navas, con un disparo mal ejecutado; Negredo, en gran acción personal que no fue gol de milagro; y Trochowski -dos remates claros sin la puntería necesaria- tuvieron la posibilidad de hacer bueno el dominio del Sevilla. Pero ninguno de ellos logró transformar sus ocasiones.

No es fácil ver tocar tanto la pelota al equipo de Marcelino. Esta vez supo eludir la presión de los hombres de JIM, buscar la mejor opción en ataque y crear serio peligro. Lo consiguió por la derecha, por la izquierda, por el centro... siempre en jugadas elaboradas, muchas de ellas con sabor a gol. Además, se defendió bien. Sólo un error atrás le inquietó en la primera parte: Koné controló mal el esférico y, sin nadie que le hiciera sombra, desaprovechó una clara ocasión. Fue una de las pocas del equipo granota a largo de todo el partido.

El 0-1 volvió a asomar por la esquina minutos después de reanudarse el partido tras el paso por vestuarios. Trochowski, tan participativo como desafortunado ante la portería contraria, volvió a perdonar. Lo hizo después de que Munúa repeliese un balón envenenado de Manu que cayó en los pies del alemán, incapaz de aprovecharlo: remató al cuerpo del guardameta.

MAZAZO. Poco después de esa increíble ocasión llegaría el gol del Levante. Ballesteros cabeceó el balón en el segundo palo tras un saque de esquina, Negredo lo saca bajo palos y una indecisión entre éste y Javi Varas es aprovechada por Nano para empujar la pelota a la red. Era el minuto 56 y aunque quedaba mucho para el final, el partido se complicaba mucho. Ver para creer. El Levante siempre ganó -siete partidos- tras adelantarse en el marcador. Por desgracia para el Sevilla esta vez no hizo una excepción.

Marcelino retocó su esquema. Quitó a Coke, sacó a Kanouté para tener aún más presencia arriba y se jugó el todo por el todo al dejar a tres defensas atrás frente a un equipo muy peligroso al contragolpe. Juanlu, rematando al palo por fuera; y Koné, que se metió hasta la cocina pero no logró batir a Javi Varas, tuvieron el 2-0 en sus botas. El Sevilla, volcado, creó nuevas ocasiones, y además, clarísimas. La primera, un cabezazo de Kanouté en boca de gol a centro de Manu que le sale centrado; la segunda, otro cabezazo, esta vez de Spahic, que se va fuera de auténtico milagro. No era la tarde. Se hizo todo bien menos acertar arriba, y esto es lo que marca las diferencias. La Champions queda ahora a cinco puntos.

Ficha técnica

1 - Levante: Munúa; Javi Venta, Ballesteros, Nano, Juanfran; Valdo, Xavi Torres, Farinós (Iborra, m.66), Juanlu (Pallardó, m.85); Barkero (Rubén, m.89) y Koné.

0 - Sevilla: Javi Varas; Coke (Kanouté, m.62), Spahic, Fazio, Fernando Navarro; Gary Medel; Jesús Navas, Trochowski (Campaña, m.68), Rakitic (Armenteros, m.80), Manu del Moral; y Negredo.

Gol: 1-0, m.56: Nano.

Árbitro: Álvarez Izquierdo, del Comité Catalán. Mostró tarjeta amarilla a los locales Juanlu y Ballesteros, y a los visitantes Trochowski, Fernando Navarro, Navas y Spahic.

Incidencias: partido correspondiente a la decimosexta jornada de Primera División disputado en el estadio Ciutat de Valencia ante 11.131 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Alma Iborra, hija del jugador levantinista Vicente Iborra.

  • 1