jueves, 21 marzo 2019
22:50
, última actualización
Local

Un silencio inexplicable

El Financial Times ha publicado un editorial que ha titulado Reinventando la izquierda europea. Con gobiernos conservadores de medio mundo dedicándose a intervenir o nacionalizar bancos, tirando de déficit público, dinamitando promesas de recortes fiscales, avalando negocios privados...

el 15 sep 2009 / 21:10 h.

El Financial Times ha publicado un editorial que ha titulado Reinventando la izquierda europea. Con gobiernos conservadores de medio mundo dedicándose a intervenir o nacionalizar bancos, tirando de déficit público, dinamitando promesas de recortes fiscales, avalando negocios privados, subvencionando sectores en crisis y procesando delincuentes corporativos, este medio ha editorializado sobre la paradójica debilidad de la izquierda europea en este contexto de confusión intelectual.

Un aparente agotamiento que resulta absolutamente contradictorio con la naturaleza ideológica del colapso actual. Un tsunami derivado de osados y agresivos principios conservadores, como ese que señalaba al Gobierno como problema y defendía el libre mercado, sin intervención pública, como solución para todo. Un escenario nuevo para el que este medio de comunicación denuncia esa izquierda anacrónica a la que le urge "refrescar" sus ideas.

Una crisis que ahora representa, sin duda, la mejor oportunidad en los últimos sesenta años de historia europea para confirmar los destrozos de los valores conservadores y la necesidad del retorno a las políticas progresistas. Poniendo el énfasis en los espacios de cohesión social y aspirando a liquidar ese fallido credo de las virtudes del egoísmo individual. Pero también considerando la actual opinión pública europea, que demanda una izquierda europea que necesita ser urgentemente renovada.

Demostrando cómo salir de esta crisis, con ideas visibles, tangibles, eficaces. Con políticas vitales para esos jóvenes emprendedores, globales y sin miedo, dispuestos a cambiar el mundo. Defendiendo una Europa fuerte y democrática, que supere los rancios nacionalismos que hoy la dominan. Recuperando la prioridad de los problemas colectivos que el mercado no resuelve.

R. Kuttner ha escrito que el pasado año ha traído un colapso financiero, pero no un colapso de la ideología y hábitos mentales que han producido esta crisis. En Estados Unidos, bajo la sombra alargada de Obama, ahora se multiplican los ensayos progresistas. El mencionado Kuttner, Rahm Emmanuel, Paul Krugman, Dyson, Rubin, Lakoff, Westen, Nurnberg, Moulitsas Zúñiga, A. Huffington, entre otros, han escrito libros que ahora consiguen dominar los espacios de ventas, denunciando ese ciclo conservador que ha hecho un mundo más inhabitable e inseguro. Podesta, el jefe de transición de Obama, ha subtitulado su libro Cómo los progresistas de América pueden una vez más salvar nuestra economía, nuestro clima, nuestro país.

Con un bisturí intelectual implacable, que al tiempo que descuartiza esos valores que llevan "contaminando" la izquierda demasiado tiempo, traza la hoja de ruta del cambio progresista y de una sociedad más justa, más igual, más solidaria. Ideas que vienen del otro lado del Atlántico y cuyo eco parece estrellarse en la quietud sepulcral de esa izquierda tan vieja como su viejo continente. Un silencio que ya empieza a resultar tan inexplicable como irrespirable.

Abogado

opinion@correoandalucia.es

  • 1