miércoles, 19 diciembre 2018
10:19
, última actualización
Local

Un tema de tesis doctoral

La biblioteca universitaria del Prado de San Sebastián sigue esperando una salida por parte del Ayuntamiento tras prohibir su construcción el Tribunal Supremo.

el 12 dic 2011 / 19:43 h.

TAGS:

La estructura de la biblioteca diseñada por Zaha Hadid, parada desde hace medio año, entre jaramagos.

El Supremo prohibió la construcción de la biblioteca universitaria en los jardines del Prado de San Sebastián el pasado 22 de junio. A punto de cumplirse medio año desde que se hiciera público el veredicto, y después de que el Ayuntamiento y la Universidad de Sevilla mostraran su disposición a encontrar una solución, el futuro de la biblioteca del Prado tiene tantas aristas, preguntas e interrogantes como una buena tesis doctoral. Ninguna de las dos partes desvela qué pasará con este armazón de hierro que va camino de convertirse en un símbolo más (eso sí, de autor) de la ciudad. Ni Universidad ni Ayuntamiento despejan la duda sobre cuál será el futuro de la biblioteca central.

El rector Joaquín Luque reconocía en una entrevista con este periódico en octubre que las conversaciones con el Gobierno del popular Juan Ignacio Zoido eran "continuas y fluidas". Zoido, por su parte, manifestó en varias ocasiones tras conocerse la sentencia su deseo de "recurrir al diálogo" a fin de encontrar una nueva ubicación. La Hispalense llegó incluso a insinuar la posibilidad de que parte de la estructura ya levantada (concretamente, el espacio reservado a los aparcamientos) pudiera ser salvada de la piqueta en beneficio de la ciudad. ¿Qué ha pasado desde entonces?

Las posiciones. Fuentes municipales consultadas por este diario reconocen que las negociaciones están paradas desde el verano. Y lo están porque el Ayuntamiento tiene clara ya una cuestión: no hay nada de lo que hablar hasta que la Hispalense "no ejecute la sentencia y devuelva el terreno a su estado original". Aquí surge el primer interrogante. El Supremo no ordena la demolición de lo ya hecho y, precisamente, las negociaciones con el Ayuntamiento iban encaminadas a buscar una salida honrosa (económica fundamentalmente) al proyecto. La Universidad ha invertido en lo hecho cinco millones.

Aunque en un principio el alcalde propuso varias ubicaciones para la biblioteca central, como Los Gordales (en el terreno que ocupa el aparcamiento P-3 en la Feria), las negociaciones se han enfriado y el Gobierno municipal "no prevé tomar la iniciativa". No se han producido más reuniones y sólo "se está a la espera de que la Hispalense ejecute la sentencia", reiteran las citadas fuentes municipales.

Lo que parece tener claro ahora el Gobierno del PP, que durante sus años de labor en la oposición se mostró beligerante con esta construcción, es que no hay prisas. La Universidad tendrá que restituir el parque, pero Zoido no presionará para que eso ocurra cuanto antes, como reclaman los vecinos cada vez que se les pregunta sobre el asunto. Para éstos es una "urgencia" que el jardín del Prado recupere la zona que linda con sus viviendas. La urgencia dura ya medio año.

El asunto es peliagudo se mire por donde se mire. Cierto es que este proyecto se gestó, impulsó e inició con el anterior gobierno socialista de Alfredo Sánchez Monteseirín, pero no lo es menos que si este Ayuntamiento decide instar a la demolición de lo ya levantado estará avalando tirar a la basura el dinero público hasta ahora invertido. En el lado universitario tampoco es este el momento para empezar a generar ruido en torno a este tema. Las elecciones a rector están a la vuelta de la esquina y, aunque el actual en la ya mencionada entrevista con este periódico aseguraba que "la biblioteca del Prado no es el tema que más preocupa a los universitarios", puede haber ciertos sectores -muy minoritarios, eso sí- interesados en convertir este debate en un asunto electoral de primer orden.

Por encima incluso de los retos que tiene por delante la Universidad en medio de un escenario de crisis y de posible cambio histórico de Gobierno a manos del Partido Popular de Javier Arenas -que en el ámbito nacional no ha aclarado aún cuáles serán las parcelas en las que meterá las tijeras-.

  • 1