Local

Un toque femenino para la Alfalfa

Primero fue en la Plaza Nueva, después en la Alameda de Hércules y ahora en la Plaza del Pan, Pescadería y Alfalfa. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha decidido que las nuevas zonas peatonales de la ciudad se conviertan en sala de exposición. Ver Fotogalería (Fotos: Javier Cuesta).

el 14 sep 2009 / 22:33 h.

TAGS:

Primero fue en la Plaza Nueva, después en la Alameda de Hércules y ahora en la Plaza del Pan, Pescadería y Alfalfa. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, ha decidido que las nuevas zonas peatonales de la ciudad se conviertan en sala de exposición, por eso ayer inauguró la muestra de esculturas monumentales de Baltasar Lobo, patrocinada por Caja Duero, que se podrá ver a lo largo del primer trimestre de 2008 en las plazoletas reurbanizadas gracias al proyecto La Piel Sensible. El tema: la mujer, en distintas etapas y posturas.

Mujer de pie con piernas cruzadas, ubicada en la Alfalfa, fue la obra elegida para destaparla y dar por inaugurada la muestra. Lo hizo el alcalde bajo la atenta mirada de María Porto, comisaria de la exposición (al igual que en las dos ocasiones) y habitual del papel couché desde que es pareja sentimental del ex ministro del Partido Popular Francisco Álvarez Cascos, que también asistió a la inauguración de la muestra. Precisamente él protagonizó la anécdota de la tarde. En su saludo con el alcalde, Álvarez Cascos afirmó que está "muy bien", a lo que Alfredo Sánchez Monteseirín respondió que él también lo estaría si estuviera todo el día con la "bata blanca", esto es, si se hubiera retirado del vertiginoso mundo de la política y se dedicara a otros quehaceres, en su caso, a la medicina.

El alcalde incluso guió a los miembros de la organización de la muestra y a los responsables de su gobierno que asistieron al acto hasta la Iglesia del Salvador, donde ejerció de cicerone por el renovado templo, para deleite de los responsables de Caja Duero y de la galería Marlborough, que dirige María Porto en Madrid.

Si en las anteriores inauguraciones el Ayuntamiento optó por las grandes obras de Igor Mitoraj (para la Plaza Nueva) y Manolo Valdés (Alameda), ambas promovidas por la obra social de La Caixa, ahora se puede ver en la calle esculturas que rayan el abstracto, sin perder su origen eminentemente figurativo del escultor y dibujante Baltasar Lobo. Habrá que ver si esta vez se salvan o no de los actos vandálicos.

No obstante, ya que los escenarios actuales son más pequeños, el tamaño de las obras también es más reducido, lo que han agradecido los vecinos.

Por lo general, la valoración del público fue ayer bastante buena. Residentes y transeúntes del centro coincidían en la tarde de ayer: "Son esculturas que casan bien con estas plazas, no son muy grandes y son bonitas", decía María Luisa, que entre rebaja y rebaja se dio una vuelta por Alfalfa, Pan y Pescadería.

Roberto López puso sus ojos en la "pureza de los volúmenes" -este escultor usa, sobre todo, el bronce, granito y mármol- y la "sencillez" de las formas. "Me gustan", sentenció.

Con esta muestra, Sevilla entra a formar parte de la lista de ciudades con obras de Lobo en su paisaje urbano, como Zurich, Annecy, París, Luxemburgo y Caracas. Escultor y dibujante, Baltasar Lobo nació en Cerecinos de Campos, población cercana a Zamora, en 1910. En 1939, se instaló en París en el estudio que abandonara Naum Gabo. Conoció a Picasso y entabló amistad con Henri Laurens cuyo taller frecuentó. Desde 1946, Baltasar Lobo vivió y trabajó en París. Recibió el premio de las Artes y las Letras de Francia en 1981, el Premio Nacional de las Artes Plásticas de España en 1984 y el premio de Castilla y León de las Artes en 1985. Murió en París en 1993.

Una vez concluida en la Alfalfa la segunda fase del proyecto La Piel Sensible, la tercera parte de las obras arrancará después de Semana Santa en la Plaza del Salvador. Los trabajos durarán tres meses.

  • 1