Deportes

Un torneo de estrellas y estrellados

El equipo español, encabezado por Xavi y su goleador, David Villa; el ruso Andrei Arshavin y el croata Luka Modric fueron algunas de las estrellas de la y en el que en el capítulo de estrellados entrarían, entre otros, el checo Petr Cech, el italiano Luca Toni y el luso Cristiano Ronaldo.

el 15 sep 2009 / 07:12 h.

El equipo español, encabezado por Xavi y su goleador, David Villa; el ruso Andrei Arshavin y el croata Luka Modric fueron algunas de las estrellas de la Eurocopa 2008, torneo que concluyó el domingo con un histórico triunfo hispano y en el que en el capítulo de estrellados entrarían, entre otros, el checo Petr Cech, el italiano Luca Toni y el luso Cristiano Ronaldo.

A pesar de no poder jugar la final, por lesión, Villa, con cuatro goles, acabó como máximo goleador de un torneo en el que Xavi fue designado por el equipo técnico de la UEFA como el mejor jugador. La roja asombró al mundo entero ganando con absoluta autoridad el principal torneo continental de fútbol por selecciones, y no sería del todo justo colocar a un solo jugador por encima del resto de un grupo que brilló como tal.

La UEFA, no obstante, incluyó, junto al centrocampista Xavi, a otros ocho de los internacionales de Luis Aragonés en el 23 ideal del campeonato: al portero Íker Casillas, que alzó como capitán el trofeo; a los centrales Carlos Marchena y Carles Puyol; a los centrocampistas Marcos Senna, Cesc Fábregas y Andrés Iniesta; y a dos de sus delanteros, Villa y Fernando Torres, el autor del gol que valió la gran Copa.

España echó en semifinales a Rusia, la gran revelación del torneo, en la que -sabiamente dirigida por el holandés Guus Hiddink- destacó su cerebro, Andrei Arshavin, que firmó un gran encuentro contra Suecia y otro sensacional ante Holanda. También se hicieron notar el lateral izquierdo Yuri Zhirkov y el delantero centro Roman Pavlyuchenko, entre otros.

Junto a los alemanes Michael Ballack, líder de la subcampeona, y Lukas Podolski, que el domingo desaprovechó la oportunidad de arrebatarle al 7 de España el título de máximo goleador, también brilló el croata Luka Modric, a quien muchos comparan con Johan Cruyff y que lució en la ajedrezada el 14 que llevaba el mito holandés.

El centrocampista protagonizó uno de los fichajes más sonados durante el torneo, ya que abandona el Dinamo de Zagreb para jugar en el Tottenham londinense que entrena Juande Ramos, y brilló hasta cuartos, eliminatoria en la que Croacia cayó ante la milagrosa Turquía en los penaltis, en uno de los partidos emocionantes que los turcos resolvieron en los últimos suspiros.

Junto a Casillas, los porteros más seguros fueron el holandés Edwin Van der Sar y el italiano Gianluigi Buffon.

No se puede decir lo mismo de Petr Cech, que junto a los anteriores llegó al torneo incluido en el grupo de los mejores del mundo pero no completó una gran actuación. Encajó seis goles en tres partidos y cometió un error grave contra Turquía, que le dio la vuelta al partido entre ambas selecciones en cinco minutos y eliminó del torneo a la selección checa.

Quizá también porque su selección partía como favorita y acabó cayendo en cuartos, se esperaba mucho más de Cristiano Ronaldo. A pesar de que marcó un gol e intervino en tres de los cuatro choques -Felipe Scolari lo reservó contra Suiza-, el considerado por muchos mejor jugador del mundo dio más que hablar por su posible traspaso al Real Madrid que por sus éxitos deportivos en el torneo.

Otro que no estuvo a la altura de las circunstancias fue el delantero centro italiano Luca Toni, que en 38 partidos como internacional ha marcado 15 goles y que fue máximo goleador de la Copa de la UEFA junto al ruso Pavel Pogrebnyak (Zenit), que no jugó la Eurocopa por lesión. El atacante del Bayern no marcó en ninguno de los cuatro partidos y ya lleva más de 500 minutos sin anotar con la squadra azzurra.

A pesar de su juventud, de Karim Benzema se esperaba mucho más, al menos en Francia. El delantero del Lyon, que ha sido 13 veces internacional y ha marcado tres goles, jugó sólo dos partidos (172 minutos en total) y regresó a territorio francés con el contador a cero.

  • 1