jueves, 13 diciembre 2018
09:58
, última actualización
Deportes

"Un trazado tan andaluz me motiva"

El ciclista sevillano Antonio Piedra desea repetir el éxito de 2012, cuando venció en la mítica etapa de los Lagos de Covadonga.

el 23 ago 2014 / 13:20 h.

DECIMOQUINTA ETAPA DE LA VUELTA CICLISTA A ESPAÑA Antonio Piedra venció en la etapa de los Lagos de Covadonga en 2012. Fuente: EDD. Antonio Piedra (Sevilla, 1986) empezó a competir a los 14 años, en categoría cadete, y siempre en ciclismo en ruta aunque en pretemporada suele practicar mountain bike. Y tiene mérito por partida doble porque si ya de por sí es difícil dedicarse profesionalmente a este deporte en nuestra ciudad, más aún es destacar como escalador en una provincia en la que la orografía del terreno no es proclive, precisamente, para este tipo de corredores. Su carrera profesional se inició en el Fuerteventura Canarias y un año más tarde formó parte del Andalucía Cajasur –Cajagranada, después- para aterrizar en 2012 en el CajaRural. —¿Cuáles son sus sensaciones en esta edición de la Vuelta? —Muy buenas. Hemos estado concentrados en Navacerrada hace unos días y puedo asegurar que no sólo hemos entrenado mucho y bien sino que estamos cogiendo el punto idóneo de preparación. Si hablamos de competición, el equipo estuvo peleando por el podio en la reciente Vuelta a Burgos. Hemos salido de allí bastante reforzados y sabemos que cuando se realiza un buen trabajo, por norma general, los resultados van llegando. En lo personal, noto que me recupero bien de los esfuerzos de un día para otro. —¿Cómo ve el recorrido de la ronda? —Esta edición tiene algo muy bueno como son las etapas con emboscadas en los kilómetros finales, que harán que sean explosivas para los corredores y llamativas para el aficionado. Como andaluz, es bonito no sólo que la Vuelta salga de mi tierra sino que se disputen ocho etapas por toda la región. Para mí, supone un punto extra de motivación. —¿Qué etapas tiene marcadas en rojo para intentar la victoria? —Sin duda, las etapas del Norte, que serán muy duras. Hablamos de unos días interesantes para buscar una buena fuga. —¿Podría una de esas victorias llevar la firma de Antonio Piedra, como ya hizo en 2012 en Lagos de Covadonga? —Habrá que esperar el día a día para ver cómo responden las piernas. Es muy probable que cuando estemos por el Norte la clasificación general esté casi decidida y el pelotón permita fugas. Siempre es más probable que en las dos primeras semanas de la carrera. Otra cosa será si hay o no piernas. —¿Ve a su equipo con alguna victoria de etapa al término de la Vuelta? —Sí, sí. El equipo que traemos es muy bueno. David Arroyo, por ejemplo, ya estuvo en su día muy cerca del Top Ten. Los demás, como es lógico, echaremos un cable e intentaremos un triunfo parcial. Hay gente muy válida y el primero, no podemos olvidarnos, Luis León. —Etapa, al margen, ¿su objetivo sería meterse en el mayor número de fugas? Por supuesto, ése es mi propósito. Como mínimo, debemos dar presencia al equipo en todas las escapadas y esperar que el pelotón permita algunas de ellas, cosa que no siempre sucede. No obstante, hay muchos corredores que parten a priori con esa misma idea. Además, los equipos invitados por la organización de la Vuelta, como el MTN Qhuebeka y el IAM-Cycling, tenemos más obligación de pelear siempre por las fugas. Está claro que con una victoria se cumpliría de sobra el objetivo aunque aun así, no te conformas y buscaríamos la segunda, la tercera... —¿Todas las temporadas pasan por el papel que desempeñe el equipo en cada Vuelta? —La Vuelta a España es el objetivo primordial por la tremenda repercusión mediática que tiene. Cierto es que hubo alguna posibilidad de participar en el pasado Giro de Italia, pero no hubo invitación al final. El equipo siempre prepara a conciencia su participación en esta ronda y los corredores llevamos a cabo un plan específico. La mayoría tenemos 40 días de competición en nuestras piernas. —En nuestra Comunidad Autónoma existe afición por el ciclismo y, sin embargo, no se traduce en la misma proporción en cuanto a número de corredores andaluces o de equipos profesionales en la élite… —Es cierto. El verdadero problema es el ciclismo de base. Si no hay escuelas ni clubes que incentiven a los jóvenes en este deporte es muy difícil que después se puedan recoger los frutos y que en un futuro den el salto al campo profesional. Existe afición, pero sin medios económicos, los jóvenes no pueden desplazarse a las carreras sino es con la ayuda de sus padres. Hay que recordar que la mayoría de las pruebas tienen lugar en el norte de España y ello conlleva un desembolso aún mayor.

  • 1