Local

Un trío condenado a entenderse

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, hizo lo posible, hasta adelantar su vuelo de Moscú, para arropar, por primera vez desde que sabe que no irá a las listas, al líder del PP, Mariano Rajoy. Pero todo parecía fachada. En el acto estuvo serio y fue el primero en marcharse. Foto: EFE.

el 14 sep 2009 / 22:57 h.

TAGS:

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, hizo lo posible, hasta adelantar su vuelo de Moscú, para arropar, por primera vez desde que sabe que no irá a las listas, al líder del PP, Mariano Rajoy. Pero todo parecía fachada. En el acto estuvo serio y fue el primero en marcharse. De hecho, la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, ni le saludó.

Mariano Rajoy, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón coincidieron en un acto del PP tras la agria polémica sobre las listas electorales y, en un ambiente frío y tenso, mantuvieron todo un encuentro en el desencuentro. Era el primer acto en el que los tres coincidían después de que Rajoy comunicara a Gallardón y Aguirre que no irían en su candidatura al Congreso, lo que desató una tormenta entre los populares que aún dura.

Aunque Rajoy saludó a los dos dirigentes madrileños, el primer edil -muy serio durante todo el acto- y la presidenta no se saludaron entre ellos en ningún momento. Tras la última de las batallas vividas esta semana entre Ruiz Gallardón y Aguirre, el alcalde se confesó "derrotado" y afirmó que abría una reflexión en torno a su continuidad en política después del 9 de marzo, fecha de las elecciones.

Los tres coincidieron en una Conferencia del PP sobre Educación en Ifema, donde acudían en primer lugar -y juntos-, Aguirre y Rajoy, que nada más llegar mantenía una reunión con dirigentes de su partido. El siguiente en llegar era Ruiz Gallardón, al que le esperaba en la entrada el vicealcalde, Manuel Cobo, junto a otras 50 personas, que le aplaudieron y profirieron gritos de ánimo. El apoyo se vió multiplicado en el interior del plenario con más aplausos de dirigentes, militantes y simpatizantes del PP.

Nada más concluir la reunión, Rajoy entraba en el plenario, donde también percibía el calor de los aplausos, y saludó con un apretón de manos a Ruiz-Gallardón. Aguirre, que no saludó al alcalde, comenzó su intervención saludando a todos, incluido al alcalde. "Querido Alberto", le dijo. Eso sí, acabó su discurso con aplausos de todos menos de Gallardón.

El alcalde sí aplaudió, sin embargo, a Rajoy, que al finalizar su discurso saludaba a todos: a Esperanza con dos besos y a Alberto con un segundo apretón de manos. La salida de Ifema sí la hicieron los tres por separado. Ni una palabra sobre las listas electorales. Ninguno hizo referencia a ello y sólo Rajoy, al principio de su intervención, afirmó: "Gracias a todos los que estáis aquí. Podría citaros a todos pero no hace falta que os cita".

Educación. Lejos de la polémica del caso Gallardón, Rajoy planteó una mejora educativa y anunció que propondrá a las comunidades autónomas un programa nacional de enseñanza del inglés, garantizará por ley la enseñanza del castellano en toda España y apostará por un bilingüismo "integrador". En la clausura de una Conferencia sobre Educación del PP, reiteró que suprimirá la asignatura Educación para la Ciudadanía.

"La formación cívica se integrará en materias propias de conocimientos sociales, reforzándose el estudio del ordenamiento constitucional, las instituciones de la UE y los derechos humanos", dijo. Además, prometió alcanzar en ocho años una tasa de graduación en educación secundaria del 90% y reducir la tasa de abandono temprano al 10% fijado por la UE.

  • 1