Local

Un triple atentado azota Bagdad y destroza la embajada española

30 personas mueren y más de 200 resultan heridas en la explosión de tres coches bomba.

el 04 abr 2010 / 20:51 h.

TAGS:

Las fuerzas de seguridad iraquí inspeccionan los daños ocasionados en la embajada egipcia, que también resultó dañada.

Al menos 30 muertos murieron y 224 resultaron heridas ayer por la explosión de tres coches bomba en Bagdad en una cadena de atentados que ocurrió en medio de intensas y difíciles negociaciones para formar un nuevo gobierno iraquí. Los atentados, que aparentemente tenían como objetivo embajadas o sedes consultares, fueron perpetrados por tres suicidas en los barrios de Al Mansur, en el oeste de Bagdad, y en el de Al Salehiya, en el centro de la capital. El Gobierno español confirmó que la embajada del país sufrió "cuantiosos daños" aunque no hubo que lamentar víctima alguna.


La tragedia que se vivió ayer en Bagdad, la más grave desde el 25 de enero pasado, pudo ser aún mayor porque un cuarto terrorista fue interceptado en el barrio de Masbah cuando conducía otro coche bomba y también llevaba un cinturón de explosivos.


En este caso, el terrorista murió por los disparos de los agentes antes de que pudiera activar los explosivos. Una de las dos bombas del barrio de Al Mansur estalló a unos 150 metros de la embajada de España en Bagdad. La sede diplomática sufrió daños de consideración por la explosión, pero no hubo víctimas entre su personal ni entre los agentes de seguridad. La embajada española está pegada a la de Alemania y ambas sedes diplomáticas comparten el dispositivo de seguridad de uno de los accesos.


En el otro, que da directamente a la embajada de Alemania, murió uno de los agentes iraquíes de seguridad y otros dos resultaron gravemente heridos, según relató telefónicamente a Efe el encargado de negocios de la embajada española, Antonio González Zadala y Pena. La otra bomba del barrio de Al Mansur afectó a la sede del Consulado de Egipto, donde pereció un número no determinado de agentes de seguridad, incluido el jefe del dispositivo, según informó desde El Cairo el Ministerio egipcio de Asuntos Exteriores.


La fuente precisó además que cuatro de los funcionarios consulares egipcios resultaron heridos leves por la rotura de cristales del consulado. La embajada de Egipto se encuentra en un lugar distinto, dentro de la zona verde, una amplia zona de la capital que cuenta con especiales medidas de seguridad. La explosión del centro de Bagdad se produjo cerca de la embajada iraní y en las proximidades del acceso principal a la "zona verde". Allí perecieron dos agentes de seguridad iraquíes, según las fuentes.


El portavoz del Plan de Seguridad de Bagdad, general Qasim Atta, dijo a la televisión iraquí que las sospechas apuntan al grupo terrorista Al Qaeda y partidarios del antiguo régimen de Sadam Husein. Según el portavoz, la cadena de atentados pretendía "mostrar al mundo una imagen fea" de Irak y dar la impresión de que la situación en el país "está supuestamente fuera de control". Las explosiones de ayer son las más graves que se producen en Bagdad desde la cadena de atentados que hubo en diferentes hoteles de la capital el pasado 25 de enero, con un saldo de 36 muertos y más de un centenar de heridos. Las bombas estallaron mientras la vida política de Irak está inmersa en intensas negociaciones para formar gobierno, a partir de las elecciones parlamentarias del pasado 7 de marzo, en las que no hubo un claro ganador. Las autoridades iraquíes han expresado previamente su temor de que puedan producirse atentados en esta etapa política, ya sea de parte de Al Qaeda, que intentó boicotear los comicios, o a causa de rivalidades sectarias.


violento fin de semana. El atentado perpetrado ayer no ha sido el único que ha sufrido la capital iraquí durante el pasado fin de semana. El sábado, al menos 25 personas murieron en otro ataque perpetrado por hombres armados disfrazados de soldados en un pueblo al sur de Bagdad, según relataron las fuentes policiales.


Las mismas fuentes explicaron que a primera hora de la mañana del sábado, un grupo de hombres vestidos con uniformes del Ejército iraquí irrumpieron en las casas de varios ciudadanos civiles en la localidad de Al Busu y abrieron fuego. Después del ataque, las fuerzas de seguridad del país acordonaron la zona del suceso e iniciaron la búsqueda de los agresores, que huyeron rápidamente del lugar de los hechos a un lugar desconocido.

  • 1