Deportes

Un triunfo vital para aspirar a la 'otra liga'

el 08 nov 2010 / 23:20 h.

Triunfo vital el conseguido ayer por el Sevilla, que le permite mantener sus aspiraciones en la ‘otra liga’, esa que disputan todos menos el Madrid y el Barça y que esta campaña, de momento, tiene invitados especiales como el Espanyol o la Real Sociedad. Lo de Negredo y Alfaro fue llegar y besar el santo:  ambos hicieron gol en el primer balón que tocaron.

Con el partido de anoche se completa el primer cuarto de la temporada, diez partidos en los que Real Madrid y Barcelona, como era de esperar, ya han empezado a marcar las diferencias con todos los demás. Cómo no será la cosa, que hasta algunas de las grandes peñas quinielísticas que hay en España, esas que juegan muchas decenas de miles de euros semanales y suelen cubrir los 15 triples, han decidido esta temporada, escarmentados por lo sucedido en la pasada, apostar siempre a fijo por la victoria de Madrid o Barça, salvo cuando tengan que visitar a equipos como Sevilla, Valencia, Villarreal o Athletic, en los que se acepta el empate. Para qué malgastar dinero en dobles o triples si los dos grandes ganan (casi) siempre: en veinte partidos entre ambos suman 16 victorias, 3 empates y una derrota (la del Barça ante el Hércules). 

Incluso hay técnicos, como hizo Preciado en el Camp Nou, que tiran el partido antes de jugarlo y reservan a sus mejores hombres para otras empresas, así que será difícil que se repita un torneo como el de la 2006/07 que el Sevilla estuvo a punto de ganar, de no ser por cierto arbitraje de un tal Iturralde en el penúltimo partido. Ese Sevilla llegó a 71 puntos, tras sumar sólo uno en las dos últimas jornadas, y se quedó a 5 de Madrid y Barça. En campañas posteriores, los sevillistas han quedado a 21, 17 y 36 puntos del campeón, moviéndose en el arco de los 63/70 puntos, que son los que se proyectan (65) según los que actualmente lleva sumados.

Ayer Iturralde fue de amiguete y dejó al Valencia con diez, con más de una hora de partido por delante, por una entrada más aparatosa que violenta de Topal en la que Martín Cáceres parecía haberse partido la pierna. En realidad no se partió nada, pero sus alaridos y gestos de dolor decidieron al vizcaíno a mostrarle la roja al turco y dejar al rival del Sevilla con diez. Luego Martín Cáceres fue el mejor de su equipo, aunque los goles no llegaron hasta que entraron Negredo y Alfaro y besaron el santo. Falta hacía.

 

  • 1