Deportes

Un triunfo vital para la compañía

El Real Betis SAD, la compañía, busca el binomio perfecto entre la permanencia y el equilibrio patrimonial y económico. Mel ha agitado las críticas en el entorno.

el 17 sep 2012 / 22:38 h.

Jorge Molina trata de controlar un balón dividido.

La fractura social que redujo a cenizas los cimientos del Real Betis de principios del XXI fue el principio del fin del régimen de Manuel Ruiz de Lopera. Rafael Gordillo, José Antonio Bosch y Miguel Guillén trataron de construir un nuevo proyecto sobre un esqueleto moderno y democrático. Sin embargo, el tiempo y la divergencia de opiniones han contribuido a generar conflictos que en los primeros meses del ejecutivo eran sólo una pretérita pesadilla. 

Pepe Mel se ha encargado de resucitar una corriente crítica en el entorno de la entidad. En apenas 15 días se ha permitido el lujazo de desacreditar públicamente los discursos oficiales de dos notables de la compañía, el término con el que Bosch, consejero e inteligente, denomina al Real Betis Balompié Sociedad Anónima Deportiva.

Primero cuestionó a Stosic por el tema de Roque Santa Cruz y, apenas unos días después y con la templanza que requería el momento, su momento, desmintió que Fabricio, al que ayer condenó al escarnio público con sólo dos jornadas transcurridas, se ausentara del compromiso amistoso ante el Benfica a causa de una lesión. El Betis, la compañía, requiere de un proceso de autocrítica, pero no de una censura pública de las decisiones internas.

¿Imaginan a Guillén cuestionando la suplencia de Fabricio y la osadía de apostar por Nosa Igiebor, puro músculo y potencia, en la mediapunta? ¿Imaginan a Stosic señalando a Mel con el índice por los fichajes de alto coste y nulo rendimiento que solicitó?

El Real Betis SAD, la compañía, busca el binomio perfecto entre la permanencia y el equilibrio patrimonial y económico. Partidos como el de Valladolid contribuyen a la confianza y la calma deportiva, y mensajes confusos y divergentes propagan los incendios en el seno de una entidad saneada gracias a un modélico proceso concursal y a una gestión empresarial inteligente de unos recursos limitados.

El Real Betis se impuso gracias a un oportunista Rubén Castro, fichado por Luis Oliver y renovado por el actual consejo. Y Beñat, el cerebro vasco, continuará en Heliópolis gracias a una sobresaliente estrategia empresarial del ejecutivo. De la compañía.

En twitter: @bruizpa

  • 1