Local

Un trivial entre varales

Un sevillano inventa un juego de preguntas cofrades. Para ganar hay que constituir una hermandad

el 10 dic 2011 / 19:55 h.

TAGS:

Ángel Pérez e Isabel Guerrero ante su tienda, en Triana. / j. j. sánchez (atese)

¿En qué año se hizo hermandad la Esperanza de Triana? ¿Cuántas dolorosas de la Semana Santa de Sevilla procesionan sin lágrimas en sus ojos? Si se sabe de corrido la respuesta a estas preguntas de Trivial no obtendrá uno de los famosos quesitos, sino que conseguirá el primer requisito de los cuatro necesarios para que su jugador pueda crear una hermandad de penitencia, a saber: una cruz de guía, una imagen de Cristo titular, una dolorosa y finalmente la túnica de los nazarenos. Ése es el objetivo del juego Sevilla Cofrade, una especie de Trivial cofradiero que salió a la venta la semana pasada y, con 300 ejemplares ya vendidos, está acumulando una considerable lista de espera en sus dos únicos puntos de venta en Sevilla.

El juego sólo se ha puesto en venta en la tienda Primer Tramo, en el Centro, y en Hermanos Cofrades, en la calle San Vicente de Paúl 22 de Triana, aunque algunos otros comercios están intentando hacerse con él a la vista del éxito que está teniendo, según confirmaron varias tiendas especializadas en productos cofrades y religiosos.

Este entretenimiento tiene una estructura parecida a la del Trivial Pursuit, ya que hay que responder a preguntas para conseguir los logros que permiten la fundación de la hermandad. En lugar de Arte, Ciencia o Literatura, en Sevilla Cofrade las preguntas pueden ser de Orfebrería, Religión, Cultura o Música, esta última con piezas recogidas en un CD que hay que escuchar para adivinar la respuesta correcta. Las preguntas están recogidas en fichas que llevan detrás las respuestas, y que en algunos casos contienen imágenes que hay que reconocer.

Las fichas son nazarenos que salen de la Catedral de Sevilla, que ocupa el centro del tablero, y tienen que ir visitando las cuatro iglesias que forman parte del juego: Santa Ana, el Hospital de las Cinco Llagas, el Hospital de la Caridad y el de los Venerables. Es en ellos donde se pueden conseguir las metas que hacen falta para crear la hermandad, explica Ángel Pérez, de Hermanos Cofrades, que calcula que habrá vendido ya un centenar de ejemplares del juego, convertido en "la estrella de las Navidades".

"Desde que se supo que lo vendíamos parece que estemos en Cuaresma, que es la época del año más agitada de esta tienda", dice Ángel Pérez, mientras la dueña, Isabel Guerrero, corrobora: "El teléfono no ha dejado de sonar en todo el día para reservarlo".

Sevilla Cofrade no acaba cuando los jugadores logran las cuatro piezas necesarias para su hermandad. Como en la vida real, los capillitas tienen que mirar al cielo con cierto temor: "Cuando estás de regreso en la Catedral tienes que tirar el dado, y si te sale del 1 al 4 hace sol y puedes salir. Pero si te sale un 5 hay un 50% de probabilidades de lluvia y tienes que tirar otra vez. Y si te sale un 6, está lloviendo y pierdes el turno", explica el vendedor, que aclara que hasta los dados parecen pensados ex profeso, puesto que son rojos con los puntos blancos, "muy sacramentales".

El inventor del juego es José Pablo Cañete, un imaginero y gran aficionado a la Semana Santa que, después de pasar años retándose con sus amigos para comparar sus conocimientos sobre las hermandades sevillanas, tuvo la idea de plasmar esta diversión en un juego. Sevilla Cofrade se presentó el jueves pasado con la actuación de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes y hoy ya están reponiéndolo tras agotarse en las tiendas.

El inventor ya prepara fichas nuevas para marzo 

Por si los sevillanos cogen estas Navidades el juego con tantas ganas que en unas pocas semanas se conocen todas las respuestas, el autor está preparando ya una nueva remesa que saldría a la venta en marzo. El juego original contiene 1.500 preguntas “de distintos niveles”, según explica Ángel Pérez, conocido en su tienda como Angelito, que asegura que muchas de las cuestiones son fáciles de responder aunque “siempre hay alguna que no conoces, por lo que jugando también se aprende”. Cuando esta primera tanda se agote se pondrá a la venta el repuesto de las preguntas, otras 500 en un nuevo tarjetero que podrá venderse de forma individual, como también hizo en su día Trivial Pursuit para actualizar el juego. Esa es al menos la previsión del autor de este pasatiempo, que parece corroborarse a la vista de la rapidez con la que están volando los ejemplares de las tiendas y del número de encargos que no paran de recibirse. Y eso que el precio no es un chollo: el trivial cofrade alcanza los 50 euros. Y parece que se pagan gustosos.

  • 1