Deportes

Un último parcial decisivo para el Sevilla

Al Sevilla le quedan 13 partidos para asegurar Europa e intentar un imposible, alcanzar la Liga de Campeones.

el 27 feb 2011 / 21:26 h.

De aquí al final de la Liga, cuando el 22 de mayo acabe la temporada, al Sevilla ya sólo le queda un objetivo y 13 partidos para asegurarlo. Con la Liga de Campeones prácticamente inalcanzable, los de Manzano quieren asegurar al menos la Liga Europa, ya sea como quinto, sexto o séptimo clasificado. Para ello, dicho sea de paso, no hará falta, en principio, un final de Liga espectacular. Bastará con mejorar los registros del segundo tercio de la Liga, que ha sido nefasto, para estar en competición continental.

Porque al Sevilla le quedan 13 partidos de Liga por jugar y ya ha disputado 25. Es decir, que ha completado ya dos tercios de la competición y tiene ya por delante, de manera exclusiva, tras su adiós a la Copa del Rey y la Liga Europa, tan sólo la Liga. En el primer tercio del campeonato, el Sevilla sumó 20 puntos en los primeros 13 encuentros. Ya ahí la Liga de Campeones se escapó (el Villarreal sumó 27), pero en el segundo (de la jornada 14 a la 25) apenas ha sumado 15 puntos, con un balance de cuatro triunfos, tres empates y cinco derrotas. Es decir, que de seguir la Liga con el mismo ritmo de puntuación, al Sevilla le podría valer para asegurarse la competición europea en el séptimo puesto con sumar unos 18 puntos –superar los 50– en los restantes trece encuentros. Eso significa ganar al menos seis partidos, los que ganó en el primer tercio del campeonato.

La Liga de Campeones. Eso, claro está, para clasificarse para la Liga Europa. Porque para alcanzar la Liga de Campeones el último tercio de la Liga tendría que ser de los que hacen época. Por ejemplo, para alcanzar al Villarreal, que arrastra una tendencia de 25 puntos en los dos primeros tercios de la Liga, el Sevilla tendría que ganarlo prácticamente todo, once o doce encuentros, y confiar en que el Villarreal pinche. Que se den ambos condicionantes es posible, pero altamente improbable a día de hoy.

Este final de temporada, además, servirá para decidir el futuro del actual entrenador sevillista. Salvo cambio radical y clasificación milagrosa para la principal competición europea, Gregorio Manzano no seguirá en la entidad. De hecho, ni cumpliendo las premisas anteriores su continuidad está asegurada. En cualquier caso, si al de Bailén le queda alguna bala debe gastarla en estos 13 encuentros. En el club, al menos, esperan garantizar para la próxima campaña la participación en la Liga Europa y difícilmente se plantearán la destitución de Manzano, sobre todo tras salir vivo del Calderón.
En el Sevilla esperan solventar lo mejor posible el resto de la campaña, ya un poco monótona, y evitar que el equipo se caiga más allá de la posición actual. Para ello confían además en la aportación de Rakitic y Medel.

  • 1