Cultura

Un valor seguro

CRÍTICA. 'Metamorfosis', con el Ballet Nacional de Marsella (***)

el 17 jul 2013 / 21:45 h.

TAGS:

  • Obra: Metamorfosis (***)
  • Compañía: Ballet Nacional de Marsella.
  • Concepto artístico y Coreografía: Frédéric Flamand.
  • Interpretación: Bailarines del Ballet Nacional de Marsella.
  • Director escénico: Ralf Nonn.
  • Vestuario: Aurelia Lyon, Nicole Murru.
  • Asesor Musical: musical George Van Dam.
  • Imágenes: Fabiano Spano.
  A lo largo de su trayectoria el Ballet Nacional de Marsella se ha convertido en un marchamo de éxito, un valor seguro con el cualquier Festival que se precie querría contar, de ahí que nuestro Festival de Itálica haya luchado para tenerlo en su programación. Y desde luego, a tenor de la ovación final del público, este esfuerzo no ha caído en saco roto. La propuesta gira en torno a La Metamorfósis, un extenso poema con el que Ovidio narra la historia del mundo, desde su creación hasta Julio César, mediante más de 250 narraciones mitológicas que describen los cambios físicos que hacen las distintas divinidades para conseguir sus fines. Frédéric Flamand, ideólogo del espectáculo, parte de este concepto para reflexionar sobre el excesivo protagonismo que ha alcanzado el cuerpo en nuestra sociedad actual, en detrimento de la dimensión mítica y espiritual. De esta manera, más que una interpretación de la obra del insigne poeta romano, Flamand se inspira en ella para elaborar un curioso juego de contrarios: impureza/pureza, apertura/frontera, cambio/estabilidad… Para ello construye una puesta en escena que no escatima en recursos, desde los numerosos vídeos que se proyectan sobre los números de danza, a un espléndido vestuario y una escenografía que, aunque sencilla, en conjunción con la iluminación adquiere tintes de espectacularidad. La coreografía se apoya en un magnífico recorrido musical que va desde el barroco de Corelli a la electrónica de Kierkegaard, pasando por el romanticismo de Saint-Saens. La danza se centra en romper  pasos y figuras más típicas del ballet clásico, elaborando un discurso dancístico que, como el poema de Ovidio, es difícil de clasificar ya que mantiene el espíritu apolíneo del ballet a pesar de la trasgresión de su lenguaje. Así, la coreografía no acaba de proponer nada nuevo y el carácter fragmentario otorga a la obra un ritmo irregular. Cabe destacar el altísimo nivel técnico de las bailarinas  y bailarines, entre los que destaca el sevillano Ángel Martínez.

  • 1