miércoles, 12 diciembre 2018
02:42
, última actualización
Jóvenes al día

Un velero entre dos orillas

Desde Sevilla a Italia, pasando por Marruecos o Túnez. Es la trayectoria que seguirá el Iolanda, un barco que atravesará el Mediterráneo en 60 días, y que pondrá de relieve la situación de la inmigración y las necesidades de trabajar la interculturalidad.

el 31 ene 2015 / 22:03 h.

El velero Iolanda. / El Correo El velero Iolanda. / El Correo Dos continentes, 1.300 millas náuticas, 60 días y nueve personas como tripulación de un velero que tiene como fin establecer un diálogo intercultural entre individuos de diferentes culturas y, a la vez, estrechar lazos entre Europa y África. Así nace Integración Clandestina, un proyecto en el que la cooperativa social italiana Abracadabra Onlus junto con la Fundación Sevilla Acoge pretenden sensibilizar sobre cómo es la vida de las personas inmigrantes. El proyecto contará con ocho artistas (blogueros, escritores e ilustradores), además del coordinador general del programa, un oficial de marina que hará de comandante y dos embajadoras en puerto, que narrarán a través de sus experiencias el día a día en alta mar, durante la ruta en velero a lo largo de dos meses, en una embarcación con limitaciones tecnológicas y con unos compañeros desconocidos. La cabeza visible de esta iniciativa, Gabriele di Pasquale, es un joven italiano que reside en España desde hace un año. Su paso por Sevilla se debe a una beca de intercambio académico para sus estudios de investigación para su tesis sobre educación, en la Facultad de Psicología de la Universidad de Sevilla. Aunque manifiesta que no se trata de un proyecto propiamente suyo, sino una idea de su grupo de trabajo, es él el responsable del proyecto. Gabriele di Pasquale y Jesús Díaz-Cruzado (Sevilla Acoge). / Manuel Gómez Gabriele di Pasquale y Jesús Díaz-Cruzado (Sevilla Acoge). / Manuel Gómez Ángeles Castaño, una de sus profesoras en la facultad, ha sido la encargada de poner en contacto a Gabriele con Sevilla Acoge, «la mejor entidad en la ciudad a la que poder confiar este proyecto». «Sevilla Acoge es la primera entidad a nivel de España que trabaja la interculturalidad», así lo determina Jesús Díaz-Cruzado, responsable de comunicación en la asociación y colaborador en el proyecto. «Desde Sevilla Acoge estamos dando difusión a través de nuestra red de contactos, asesoramos en tema de interculturalidad, además de buscar socios que quieran contribuir con fondos». Esta entidad también está participando en la coordinación y la búsqueda de puertos en los que el velero atracará, y en dar a conocer la iniciativa a los medios locales de esos lugares. «La idea es que las personas participantes, todas ellas con perfiles interesantes y variados, tengan un medio para confrontarse, ya que pensamos que el entorno del barco tiene un valor muy alto desde el punto de vista educativo. Para mantener una interculturalidad verdadera se necesita una ocasión de encuentro real, y el barco en ese sentido la ofrece. Un encuentro real no puede encontrarse cuando estás afectado por la dinámica macrosocial de la vida diaria. Una vez subes al barco, todas las reglas cambian», afirma Gabriele. El velero, de nombre Iolanda, tiene previsto partir el próximo 15 de junio de Sevilla. Iolanda es un velero de 12 metros de eslora, recio y austero, que carece de equipamiento tecnológico. Construido en los años setenta y reformado en 2013, es un medio seguro para navegar por el Mediterráneo. Al tratarse de un velero clásico, las maniobras han de desempeñarse de forma manual y precisan de la estrecha colaboración de su tripulación para que el barco pueda desplazarse. La embarcación atracará en Marruecos, Túnez, Argelia e Italia (Mazara del Vallo y Cagliari), en una ruta simbólica que une las dos orillas del mar Mediterráneo. En total, se recorrerán unas 1.300 millas náuticas hasta Italia. El proyecto se podrá seguir a través de la web www.clandestineintegration.org, así como en redes sociales y diversos blogs de medios de comunicación interesados en visibilizar el día a día de los artistas en el velero. Gabriele cuenta que el proyecto pretende sustentarse en dos diferentes líneas de financiación: «Por un lado tenemos abierta una búsqueda de fondos a través de la red, involucrando a las personas para que entre todos podamos construirlo. Para ello hemos creado una plataforma. Otra forma es la financiación privada, a través de empresas privadas y personas particulares que hacen sus aportaciones». Integración Clandestina ha llevado a cabo un proceso de selección para elegir a los miembros de su tripulación. La convocatoria finalizó la semana pasada. Aproximadamente unas doscientas personas de los dos continentes han solicitado participar de este proyecto intercultural. Los perfiles de los seleccionados serán dados a conocer en las próximas semanas.

  • 1