Local

Un viaje espectacular

El lenguaje cinquense y el dramático unidos en Eoloh, siguiendo la estela del Circo del Sol y sobre el argumento de un viaje imaginario tan divertido como sugerente. Puede verlo en el Lope de Vega.

el 07 dic 2012 / 18:55 h.

TAGS:

Siguiendo la estela del Circo del Sol, en los últimos tiempos estamos asistiendo al nacimiento de un nuevo género que aúna el lenguaje del circo con el dramático. Se trata de una suerte de fusión que pone las técnicas circenses al servicio de una historia que se desarrolla en los escenarios teatrales. Podemos comprobarlo con este espectáculo que nos propone un imaginario viaje en avión tan divertido como sugerente.

Por lo general, en este tipo de espectáculos la dramaturgia funciona como hilo conductor y se sirve la figuras del clown para dar una cierta unidad a los diferentes números de circo que se van sucediendo. En esta ocasión, la dramaturgia, más que una historia propiamente dicha, nos propone viajar al mundo de la fantasía mediante la espectacularidad de los números circenses, como el de la cama elástica, donde tres acróbatas ucranianos, con un alto grado de precisión y limpieza, nos sorprenden entrando y saliendo de unas puertas situadas en el techo; o como el del funambulista capaz de dar un triple salto mortal sin perder un ápice de equilibrio, o el las dos trapecistas, que nos ponen el corazón en un puño con unas volteretas que parecen suspenderse en el aire. Aunque sin duda lo que más nos atrapa es el número de las contorsionistas, conformados por cuatro chicas etíopes cuya esbeltez y flexibilidad nos regalan un sinfín de imágenes hermosas.

Lástima que los payasos, convertidos aquí en un comandante de vuelo y una azafata de lo más pintoresco, no acabaran de explotar la comicidad característica del payaso circense. Y lástima también que el tratamiento de las luces y el sonido, en su afán por dotar a la escena de un tratamiento espectacular, saturen el espacio escénico hasta el punto de restar emoción a los números circenses.

  • 1