Local

Un vigía en la comisión de patrimonio

La Consejería de Cultura designará a un funcionario en la futura comisión local de patrimonio para "velar" por el cumplimiento de la nueva nueva Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía.

el 14 sep 2009 / 23:43 h.

TAGS:

La Consejería de Cultura designará a un funcionario en la futura comisión local de patrimonio para "velar" por el cumplimiento de la nueva nueva Ley de Patrimonio Histórico de Andalucía. Su delegado en la provincia, Bernardo Bueno, aclaró ayer que tal representante no ejercerá una labor "policial".

Bueno celebró que el Ayuntamiento de Sevilla trabaje ya en la redacción de un "borrador" sobre el reglamento para la futura comisión local de patrimonio, dado que esta era una reclamación que él mismo había manifestado públicamente en varias ocasiones.

Mientras dicho documento, que aspira a crear un órgano complementario a la Comisión provincial de Patrimonio Histórico, goza ya del visto bueno de todos los servicios municipales, Bernardo Bueno subrayó que su departamento espera integrar a un funcionario con voz y voto en el plenario de la futura comisión local, una labor "de gran responsabilidad" que él prefirió desvincular de un posible papel "policial".

El citado funcionario, según quiso aclarar Bernardo Bueno, "velará como todos los demás" miembros de la comisión por el cumplimiento de las normativas vigentes en la materia, con especial atención a la nueva Ley andaluza de Patrimonio Histórico, pero "no será un policía", insistió.

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Sevilla, Emilio Carrillo, anunciaba recientemente que su departamento y el área de Cultura, dirigida por María Isabel Montaño, tienen ya preparado un "borrador" acerca del reglamento de la futura comisión, un organismo "plural" en el que, al igual que la Comisión provincial de Patrimonio Histórico, tendrán cabida los colectivos sociales, expertos y dirigentes de las administraciones públicas para asumir así "determinadas funciones" del organismo que actualmente preside Bernardo Bueno.

En ese sentido, el concejal de Urbanismo manifestó que la Comisión provincial de Patrimonio Histórico sólo rige sobre los cuatro sectores del Conjunto Histórico de Sevilla que carecen de un plan especial de protección.

Hornos almohades.

Bueno también informó ayer de que su departamento aún no ha recibido la providencia del Juzgado de Instrucción número 20 de Sevilla que le requiere información acerca de los restos arqueológicos destruidos en la Puerta de Jerez durante las obras previas a la peatonalización e instalación del tranvía.

No obstante, dijo que prevé remitir el informe que ya redactó un arqueólogo de la delegación por destrucción de estos cuatro hornos almohades y que sirvió para imponer una sanción de 24.878 euros a Emasesa por el desvío de su servicio a la Avenida de la Constitución.

Esta indemnización, después, fue suspendida cautelarmente por el juez. El documento señalaba que las obras que Martín Casillas ejecutaba por orden de Emasesa afectaban a "una zona de alto potencial arqueológico" encuadrada en el sector siete 'Catedral' del Conjunto Histórico de la ciudad, catalogado como Bien de Interés Cultural.

Aunque la Consejería de Cultura había suspendido las obras de la empresa municipal de aguas en la Puerta de Jerez por incumplimientos administrativos en el proyecto, finalmente se reanudaron los trabajos entre el 24 y el 15 de abril atendiendo a lo "singular" y a la "envergadura" de la obra. Ya el 25 de abril tanto la arqueóloga de Martín Casillas como José Manuel Rodríguez Hidalgo constataban la destrucción "fuera de los requerimientos exigidos" y "sin metodología arqueológica" de los cuatro hornos almohades rescatados a 2,3 metros del nivel del suelo.

  • 1