Local

Una agenda de izquierda

El PSOE ha cerrado su congreso federal con varias noticias positivas y alguna incertidumbre. En el haber, Zapatero ha demostrado un control soberano sobre la organización, y, con las manos libres, ha hecho y deshecho la estructura ejecutiva y nominal.

el 15 sep 2009 / 07:31 h.

El PSOE ha cerrado su congreso federal con varias noticias positivas y alguna incertidumbre. En el haber, Zapatero ha demostrado un control soberano sobre la organización, y, con las manos libres, ha hecho y deshecho la estructura ejecutiva y nominal. El presidente del Gobierno sale reforzado del cónclave: con un apoyo unánime, una organización ahormada a sus necesidades y una agenda política que refuerza la apuesta por el socialismo democrático y modernizador, sin complejos y decidido a implantar políticas puras de izquierdas. En el debe queda la liviandad con que el Congreso ha abordado la crisis económica, la principal preocupación de los españoles y la amenaza más importante que se cierne sobre nuestro país. Ni la situación económica se remonta con una llamada a la proactividad optimista ni es sólo un argumento congresual contra el catastrofismo del PP. Por otro lado, acierta el PSOE al marcar su agenda con políticas netamente progresistas: la eutanasia, la laicidad, el voto inmigrante -que se compadece mal con la aprobación de la directiva comunitaria de retorno- o el aborto. Tendrá que resolver cada caso con sentido común y procurando el mayor consenso posible porque son asuntos que levantarán importantes recelos en una parte de la sociedad española y un rechazo frontal en los ámbitos políticos, sociales y mediáticos de la derecha. Por eso, del desarrollo de estas políticas surge esa incertidumbre y una obligación: no espantar a sus votantes moderados de centro. Justo cuando el PP se arrima -al menos formalmente- al centro, el PSOE se desplaza aún más a la izquierda. Es obvio que un proyecto político requiere algo más que ganar elecciones, pero si las urnas no acompañan, las ideas resultarán estériles. El PSOE tendrá que compaginar su corpus ideológico de izquierdas con el necesario pragmatismo que ayuda a ganar las elecciones.

  • 1