Cultura

Una alfombra roja conquistada por damas vestidas de negro

La alfombra roja que conduce al teatro Kodak de Los Ángeles, donde se celebró la entrega de los Oscar, estuvo repleta de belleza, glamour y líneas sencillas.

el 15 sep 2009 / 00:40 h.

La alfombra roja que conduce al teatro Kodak de Los Ángeles, donde se celebró la entrega de los Oscar, estuvo repleta de belleza, glamour y líneas sencillas. El humorista Jon Stewart comandó de forma ágil la gala, aunque las constantes retrospectivas denotaron el escaso tiempo que tuvieron los guionistas para preparar la ceremonia.

Dior, Marchesa, Cavalli, Armani, Valentino o Galliano fueron los elegidos por los rostros más conocidos del firmamento del cine. El rojo y el negro fueron los colores más lucidos por las estrellas.

Las joyas fueron deslumbrantes, en especial los espectaculares pendientes escogidos por las actrices, todos con enormes diamantes. Y es que, tal y como señaló John Travolta a la entrada del teatro Kodak, "esto es una noche para ellas". Según su esposa, la también actriz Kelly Preston, vestida con un traje naranja de Roberto Cavalli, "la noche de los Oscar es para que podamos ponernos nuestras mejores galas con los trajes que nos prestan".

Uno de los primeros en llegar fue George Clooney, acompañado por su novia Sarah Larsson, quien reconoció que pasó el Día de San Valentín junto a ella en Las Vegas. Laura Linney, al igual que Jennifer Garner, que no cruzó la alfombra con su marido Ben Affleck, iba vestida con un traje negro del estadounidense Michael Kors. En cuanto al pelo, la mayoría de las actrices iban peinadas con el cabello recogido en moños bajos o con la melena suelta.

Javier Bardem iba vestido con un traje negro y corbata estrecha, un color que también escogió su madre Pilar Bardem, que logró llegar a tiempo desde Madrid, después de que le fuera permitido no actuar en la función para acompañar a su hijo. Ambos llegaron con Carlos Bardem, hermano e hijo, respectivamente. Penélope Cruz, por su parte, llegó acompañada de su hermana Mónica, ambas vestidas de negro y con el pelo suelto.

Una embarazada Jessica Alba llegó con un vestido marrón de Marchesa y joyas de Cartier, acompañada de su futuro marido, Cash Warren. Cameron Díaz, con un traje rosa pálido de Dior, llegó con el cabello recogido en una coleta baja y sin collar como la mayoría de las asistentes. La francesa Marion Cotillard acudió vestida por Jean Paul Gaultier y reconoció estar "emocionada" por acudir a estos premios. Por su parte, Hillary Swank iba ataviada con un traje negro de Versace. Cabe destacar también que la sevillana Paz Vega, aunque no estuvo en la ceremonia de entrega, sí disfrutó de la fiesta posterior.

  • 1