Local

Una asociación envía datos a Garzón sobre 118 fosas y 8.608 fusilados

La Asociación Guerra, Exilio y Memoria Histórica de Andalucía (Agemha) enviará al juez Garzón una investigación sobre 118 fosas comunes y 8.608 fusilados en Málaga, Almería y Jaén. La organización se personará en la causa abierta por la Audiencia Nacional como acusación particular. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 11:13 h.

TAGS:

La Asociación Guerra, Exilio y Memoria Histórica de Andalucía (Agemha) enviará al juez Garzón una investigación sobre 118 fosas comunes y 8.608 fusilados en Málaga, Almería y Jaén. La organización se personará en la causa abierta por la Audiencia Nacional como acusación particular.

En Andalucía, desde 2004, cuatro asociaciones trabajan en la localización de fosas comunes y en la documentación de las personas que pudieron ser enterradas en ellas, cada una de las cuales cuenta con una subvención de la Junta de Andalucía de 55.000 euros por provincia.

En el caso de Agemha, toda esta información ha sido informatizada en forma de mapa con las fosas comunes señaladas, de manera que al tocar en una de ellas se accede a todas las fuentes documentales existentes sobre ellas y los allí enterrados, las archivísticas, documentos personales como cartas -algunas escritas horas antes de la ejecución-, planos topográficos y entrevistas grabadas, entre otros.

La asociación remitirá a Baltasar Garzón una investigación de 1.500 folios sobre 118 fosas comunes y 8.608 fusilados en tres provincias andaluzas. En Málaga se han localizado 82 fosas -nueve en la capital- y 6.550 fusilados. Jaén cuenta con 29 fosas -siete en la capital- y 2.641 fusilados; y en Almería podría haber 383 fusilados en un número de fosas sin concretar.

Los represaliados documentados en estas fosas, en el caso de excavarlas, podrían ser más, según el presidente de la organización, Manuel Velasco, quien señaló la opacidad entre el 17 de julio de 1936 y febrero de 1937, antes de la existencia de los consejos de Guerra, cuando apenas quedaba constancia de nada.

Velasco opinó que los Ayuntamientos y la Iglesia, a los que se ha dirigido la Audiencia Nacional en busca de datos, no tienen por qué tener información que, para ser útil -matizó- debe proceder de investigaciones históricas y sobre el terreno. Lamentó que, en su día, la Junta distribuyera esta tarea entre cuatro asociaciones distintas, cada una de las cuales ha seguido una metodología particular, por lo que ellos se centraron en estas tres provincias.

Testimonio . El objetivo principal de esta asociación es dignificar a las personas enterradas de esta manera y los lugares en que yacen o fueron asesinadas. Velasco estuvo acompañado de testigos de la represión como Juan Antonio Velasco Díaz, de 82 años, hijo de maestro fusilado en El Saucejo que, además, ha documentado 150 nombres de personas cuyos restos deben estar en una fosa común.

También tomó la palabra Concha Ramírez, hija de militar republicano y quien ayer mostró a las cámaras el diario que con 12 años empezó en 1936 en Madrid y que luego llevó durante los años que pasó en Francia. Recordó que su marido fue enviado a Auswichtz. "Pesaba 80 kilos cuando se fue y 40 cuando volvió".

  • 1