Local

Una autovía tan necesaria como controvertida

El proyecto de construcción de una nueva autovía de unión de Sevilla con Cádiz ha solventado su escollo más espinoso con la decisión tomada esta misma semana por el Ministerio de Medio Ambiente. El departamento que dirige Elena Espinosa se ha decantado por una de las opciones planteadas por Fomento...

el 16 sep 2009 / 06:55 h.

El proyecto de construcción de una nueva autovía de unión de Sevilla con Cádiz ha solventado su escollo más espinoso con la decisión tomada esta misma semana por el Ministerio de Medio Ambiente. El departamento que dirige Elena Espinosa se ha decantado por una de las opciones planteadas por Fomento para el trazado de la nueva variante de la A-4: arrancará en Dos Hermanas y pasará cerca de Las Cabezas de San Juan y Lebrija antes de entrar en la provincia gaditana. Sobre los beneficios de una infraestructura que se erige en alternativa de la carretera nacional y de la propia autopista de peaje hay poco que añadir que no se haya dicho antes. La variante alimentará la oferta de comunicaciones entre Sevilla y Cádiz y revitalizará la economía de la comarca del Bajo Guadalquivir. De ahí que haya que entender las críticas suscitadas por la decisión en los municipios que aspiraban a que la nueva autovía atravesase sus términos, entre ellos Utrera, El Cuervo, Arahal y Marchena. Los ayuntamientos de los pueblos más afectados -El Cuervo (IU) y Utrera (PA)- han reaccionado con una cierta dosis de tremendismo a la decisión de Medio Ambiente, a la que califican de "robo a mano armada" y de "capricho partidista". Es comprensible su enfado, pues pierden expectativas de negocio y cuentan con pedanías que se quedan demasiado alejadas de la nueva autovía, pero pierden parte de sus razones con el modo en el que están expresando su rechazo. La decisión no se ha tomado por razones políticas sino de estricto carácter medioambiental: se trata del trazado "que menos afecciones tiene en relación con el relieve, la vegetación, los espacios protegidos y el patrimonio arqueológico". No hay por tanto ningún intento de beneficiar a unos municipios en detrimento de otros en función de quien los gobierna, sino un análisis que se ajusta a parámetros técnicos y ha desembocado en la elección de una alternativa que nunca podrá contentar a todos.

  • 1